Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Cristóbal Balenciaga, el arquitecto de la Alta Costura

Cristóbal Balenciaga fue un diseñador de origen vasco que nació el 21 de enero de 1895 en Guetaria, Guipúzcoa. Se lo considera uno de los modistas españoles más importantes de toda la historia y según algunos, como el padre de la Alta Costura. De hecho, diseñadores como Christian Dior y Coco Chanel expresaron más de una vez su admiración por el vasco, refiriéndose a él como “el maestro de todos nosotros” o “el verdadero couturier”.

Balenciaga provenía de una familia humilde, su padre era pescador y su madre costurera. Con tan sólo 11 años de edad quedó huérfano de padre y su madre tuvo que hacerse cargo de toda la economía familiar. Es este hecho el que hizo que se interesara por la costura y el diseño de modas desde una edad muy temprana. Se pasaba horas dibujando los vestidos de los modistas reconocidos de la época.

En 1917 abrió su primer taller, el cual tuvo éxito en muy poco tiempo. Su nombre llegó a ser conocido incluso entre miembros de la realeza y en los altos círculos sociales de España y Europa, lo cual le permitió abrir un segundo taller y su primera tienda en Madrid.

Balenciaga probando una de sus creaciones sobre una modelo. Foto: Internet

Lastimosamente, las cosas cambiaron cuando comenzó la guerra civil española. Es en este momento donde decide cerrar todas sus tiendas y mudarse a París. Ya instalado en la capital de Francia, abre un taller en 1937. Se considera que es en este momento donde verdaderamente comienza su carrera como modisto, pues sus colecciones le trajeron un éxito abrumador que marcaron tendencia desde la década del 40 hasta finales de los años 60, cuando el auge de la Alta Costura empezó a declinar por el surgimiento del prêt-à-porter, el cual rechazó rotundamente.

Un buen modisto debe ser: arquitecto para los patrones, escultor para la forma, pintor para los dibujos, músico para la armonía y filósofo para la medida“.

Cristóbal Balenciaga

Balenciaga era sumamente reacio a aparecer en el ojo público, en toda su trayectoria tan sólo accedió a dar dos entrevistas. Él decía: “la fama es efímera, el prestigio es eterno”, por ese motivo sólo recibía a sus clientes con cita previa y organizaba desfiles privados a los que asistían sus amigos más cercanos. Odiaba las multitudes y las fiestas. Su última aparición pública fue en el entierro de Coco Chanel en 1971.

Su estilo estuvo influenciado por algunos renombrados pintores españoles, como Vásquez y Goya, aunque también se inspiraba en el cubismo de Picasso. Entre sus prendas se destacan los abrigos cuadrados sin cuello ni botones, los vestidos negros, vestidos tipo abrigo y los impermeables transparentes. Sus creaciones destacan los hombros caídos, caderas redondas y mangas estilo japonés. Este estilo inspiró a Christian Dior para crear el revolucionario New Look años más tarde.

El diseñador tuvo problemas con la Chambre Syndicale de la Haute Couture, pues rechazaba sus exigencias y presentaba sus colecciones fuera de las fechas que el sindicato disponía. Debido a esto, el ‘padre de la Alta Costura’ fue irónicamente expulsado del mismo.

Cristóbal cerró su empresa en 1968 para sorpresa de todos. Las razones que lo llevaron a tomar esta decisión fueron de tipo económico, pues la Alta Costura resultaba demasiado costosa en comparación a las prendas listas para llevar y Balenciaga se negó rotundamente a confeccionar prêt-à-porter. Tras cerrar sus tiendas, volvió a España donde pasó tranquilamente sus últimos días.

De forma excepcional, confeccionó un vestido de novia en 1972 para Carmen Martínez-Bordiú, nieta del dictador Francisco Franco. Esta creación fue la última del vasco y ese mismo año murió debido a un inesperado paro cardíaco. Falleció a los 77 años de edad y fue enterrado en su ciudad natal, Guetaria.

La marca no murió junto con el diseñador. En 1986 los derechos de autor fueron adquiridos por la compañía Jacques Bogart S.A. y aunque la empresa no conserva el estilo de Cristóbal, ha logrado abrirse paso en el mercado gracias a sus bolsos y zapatos cuyo diseño poco convencional hace que se destaquen de la competencia.

Aunque la marca actualmente no conserve el estilo original de su creador, éste no murió pues muchos diseñadores reconocidos se formaron en su taller y lo adaptaron en sus creaciones. Entre ellos se encuentran Hubert de Givenchy, Óscar de la Renta, Paco Rabanne, Emanuel Ungaro y André Courrèges.

Relacionado