Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Copywriting: El arte de escribir textos que venden

Una de las fuentes más ignoradas de crecimiento en ventas en una empresa es sin duda el copywriting, es decir, la redacción de textos persuasivos; escribir textos que vendan.

Por Criz Urzua*

En una empresa tradicional si necesitamos más ventas, ¿qué hacemos normalmente? Contratamos más vendedores o aumentamos presupuesto publicitario, ¿Cierto? Pero son pocos los emprendedores que se dan cuenta de la siguiente ecuación:

Mejores Textos = Más Atención =  Más Ventas.

Y esto es brutalmente triste, porque mejorar los textos publicitarios de tu empresa es de las formas más fáciles de lograr obtener mucha más atención y de convertir mucha más de esa atención en clientes nuevos que te hagan crecer.

Y por esa razón aquí te dejo tres consejos rápidos para empezar a mejorar la redacción de tus textos en todos lados; emails promocionales, sitios web, páginas de aterrizaje, espectaculares, flyers, contenido en redes sociales, tarjetas de presentación, guiones de videos promocionales y mucho más.

1. Investiga y luego escribe

Lo que es una oferta irresistible para una persona, puede ser una oferta horriblemente aburrida para otro ser humano. Es por esto que los grandes copywriters saben que 70% de su tiempo debe ser invertido en investigar la mentalidad del comprador promedio de tu producto o servicio y luego, sólo un 30% es dedicado a escribir.

¿Por qué me compran? ¿Qué los motiva? ¿Qué les da miedo? ¿Qué dudas tenían? ¿Cómo llegaron a ti? ¿Qué sabían de ti antes de contactarte? ¿Qué les urge resolver?

Cuando un copywriter conoce la respuesta a estas preguntas, tiene todo lo que necesita para poder redactar textos que seduzcan no a cualquier lector, sólo al ideal, al que compra, usa y recomienda tus productos o servicios.

2. 75% dolor, 25% esperanza

Una vez que ya investigaste a tu audiencia, es hora de ponernos a escribir.  Sin embargo, los grandes copywriters saben que el 75% de tus textos deben ir dirigidos a concientizar y agitar el dolor que tu prospecto tiene en relación a tu producto o servicio y el 25% a la esperanza enorme del ser humano por crecer y resolver esos problemas.

¿Por qué esta distribución? Por qué así somos los seres humanos. No tomaremos acción, no daremos clic, no llamaremos si no somos conscientes de que estamos sufriendo algún tipo de dolor en relación a algo.

Así que 75% de las veces tus textos deben de sonar como este:

¿Odias cuando aun yendo al gimnasio 5 veces a la semana no ves desaparecer esos gorditos del amor?” (Texto orientado al dolor).

En vez de como este:

¿Te gustaría tener un abdomen marcado para este verano?”  (Texto orientado a la esperanza).

La gente hará mucho más por huir del dolor que por acercarse al placer, pruébalo en tus textos y dime cómo funciona.

3. Sé específico

Es chistoso, pero en la mente humana mientras más específico sea un dato más verdadero asumimos que pueda ser, por esto, los grandes copywriters siempre se apalancan en la especificidad para escribir textos increíbles.

Te doy un ejemplo: Si leo en un email que “Este producto ha sido comprado por más de 10,000 personas” suena bien, pero si leo “Este producto ha sido comprado por 10,113 personas hasta este 19 de diciembre 2020”. Eso es mucho más creíble.

Otro gran poder de la especificidad es que al dar más detalles de cualquier escenario permites que la mente humana visualice mejor las cosas y si las visualiza, las entiende, retiene y conecta emocionalmente mucho mejor.

Te doy otro ejemplo: Si yo escribo “En las mañanas con prisa, usa <Marca de Rastrillos> para rasurarte”, es correcto; sin embargo, si escribo “No sonó la alarma, te despertaste de milagro y en vez de 1 hora tienes 30 minutos para bañarte, manejar y llegar al trabajo. De por sí ya esto te levantó nervioso, pero ahora tienes que encontrar la forma de rasurarte sin cortarte y hacerlo en menos de 1 minuto, ¿Te ha pasado? Bueno, para eso en <Marca de Rastrillos> creamos la tecnología…

¿Ves la diferencia? Mientras leías te apuesto que te imaginabas la escena que narraba, y si eso te ha pasado, seguramente conectaste emocionalmente de mejor forma.

Así que espero que puedas aplicar estos consejos en tu siguiente texto y me cuentas cómo te fue con los resultados.

Fuente: Forbes México

Relacionado