Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Consumir local: “¡Pero en serio!”.

Supongo que este tema derivado del COVID-19 ha sido uno de los más recurrentes en el mundo al día de hoy (aunque está resultando un año con muchos temas de los que por fin hay que hablar: ya vendrán, lo prometo), es una situación compleja, mucha gente no cree siquiera que la enfermedad existe, y eso que lo vimos venir desde principios de Febrero (cálculo aproximado de las noticias globales al respecto, favor de corregir en caso de que tengan fecha exacta)… ahora ¿cómo ha sido en lo personal?: una extraña mezcla de miedo, gracias al cielo trabajo en casa, amor de una familia de Guadalajara y de Ciudad de México que no me han dejado sola desde el día 1 del aislamiento y mucha reflexión (de por sí, creo que pienso de más, al grado de que pierdo oportunidades de opinar…típico que alguien te hace enojar y no sabes qué contestar, cedes y en la noche, casi que dormido – Aggghr! Le hubiera dicho esto…lo otro… -).

…Vuelvo, sé que muchas personas están teniendo situaciones que ni siquiera puedo imaginar, no sé cuál sea la respuesta a las cosas difíciles que se viven y que se vienen, pero lo que podemos hacer cómo sociedad y no es algo nuevo, es consumir local, ¡Pero en serio!…

No dejar que los negocios se vengan abajo, dar lo que se pueda, y darlo a la gente que genera empleos aquí, sea uno, dos, mil, no importa, cambiar hábitos y productos que generen flujo para familias de los alrededores – Si fíjense si tienen las medidas de cuidado necesarias – pero no descarten marcas nacionales nada más porque se acostumbraron a otras, hay industrias que están sufriendo muchísimo.

Por ejemplo yo trabajo en el sector de la ropa (marca nacional, de antaño) y es de las industrias que están sufriendo más, entiendo que tampoco es momento de despilfarrar en un nuevo armario, pero si van a comprar un short para el calor tremendo, o unos calcetines, calzones, lo que sea… consideren primero algo de acá, si de plano no les convence, pues tampoco se alteren, pero sí es importante tener en mente que se siente más bonito cuando sabes que el dinero que estás cambiando por un artículo o servicio, se va a una familia en el país. Es más si son negocios locales, de tu colonia, del estado, pues se siente cómo estás contribuyendo directamente a que estas marcas sigan trabajando a buena marcha. En lo personal estoy practicando leer etiquetas de dónde se fabrica, insisto, es hacer una decisión consciente de que es una ayudadita a la gente en México.

En siguientes posts voy a mencionar diferentes marcas nacionales de diferentes industrias, ropa, comida y productos de cuidado y belleza que he probado durante este periodo y todas las cosas padres que hacen estas empresas.

P.D. La gente que ha comprado ropa hecha en México de marcas nacionales, son la razón por la que sigo trabajando después de más de 4 meses sin poder abrir tiendas, muchas gracias a tod@s. Me inspira a seguir buscando marcas nacionales de otras industrias para ayudarnos entre todos.

Abrazos a tod@s y quieran mucho a las marcas de México.

Quisiera ser una Papaya.

Relacionado