Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Conociendo el atelier de Lola Canavosio

Ella es una mujer que trabajo duro por muchos años y dejó atrás los prejuicios familiares, para dedicarse a diseñar vestidos con impronta. Luego de fundar Delaostia y trabajar para múltiples marcas, creó su propio atelier donde produce piezas para eventos especiales. Como buena virginiana es meticulosa con todos sus proyectos y con cada prenda que idea.

C: ¿Cómo describirías que fue tu juventud/adolescencia? Y ¿Qué te llevó a dedicarte al diseño?

Mi juventud transcurrió parte en Bahia Blanca y otra en Cordoba, donde tenía dos abuelas. Una de ellas se dedicaba a la fabricación de pieles, tenía una peletería. Mientras que la otra era diseñadora de indumentaria, y me hacia los vestidos que yo quería. Creo que ahí me enamoré de esta profesión profundamente, siempre fue lo que quise hacer.

Cuando quise estudiar, y venir a vivir a Buenos Aires, mis padres, ambos muy conservadores, me dijeron que no era una carrera ser diseñadora de indumentaria. Entonces decidí estudiar economía para poder venir a Capital Federal. En cuarto año, la abandoné porque no aguantaba más. Tuve una charla con el rector de la Universidad del CEMA, y me dijo “cuando estas en un lugar queriendo estar en otro, no sos feliz en ninguno”. Así que tomé la iniciativa de dejar la carrera e irme a Milán y estudiar lo que quería. Tuve el apoyo de mi abuelo, porque mi padre estaba muy enojado conmigo por haber abandono la facultad.

C: ¿Cómo fue que iniciaste en la industria? Y ¿Cómo llegaste a crear tu propia firma? Diseñaste para muchas marcas y tenés múltiples proyectos. Me podrás contar un poco sobre ellos.

Un día estaba caminando por Paseo Alcorta después de un partido de polo, y me crucé con el dueño de Las Pepas. Me preguntó de dónde era mi vestido, le conté que lo había realizado yo con diversos pañuelos antiguos. Se quedó sorprendido, y me pidió que vaya a verlo para mostrarle los distintos diseños que hacía. Así empecé a hacer una colección del estilo cápsula a Las Pepas.

Y después nació Delaostia, la creación de mi marca tiene una historia espectacular. Yo vivía en un edificio, había vuelto de realizar mis estudios, estaba trabajando en cine haciendo vestuario. Un día un vecino de mi edificio, mientras estaba tomando sol, me comenta que había abierto un boliche que se llamaba Rumi y necesitaban una recepcionista. Mi mamá me insisitió para que vaya a la entrevista, quedé seleccionada. El mismo día me echan por un error de empleados. Cuando me estoy yendo, me cruzo con mi vecino y otro de los dueños, Marcelo Mazzini, y me insiste que vaya a hablar con el a su oficina para resolver el malentendido. Ahí conocí a Natalia Morano, quien termina siendo mi socia en DLO.

Empece a tener contacto con ella a partir de ese día. Le comenté que yo estaba trabajando en Las Pepas, ella también estaba haciendo ropa para una marca de hombres. Un día Natalia necesitaba ayuda con unas remeras, y la invite a casa para ayudarla. Charlando, surge la idea de iniciar un proyecto juntas, se nos ocurrió hacer remeras estampadas. Pensando en nombres, surge Delaostia. Yo había estado en Ibiza, por las noches iba a escuchar a un grupo de gitanos tocar la guitarra. Ellos siempre decían al momento del brindis “a tomar por culo, esto está delaostia“. Siempre pensaba que si un día tenía una marca, le iba a poner Delaostia. Le pregunté a Natalia qué le parecía, y me dijo que sí. Ella se ocupo de registrarlo porque es abogada.

Empezamos a crear las remeras. En el día de mi cumpleaños, un 31 de agosto, me crucé a Marcelo Mazzini, y me preguntó qué estábamos haciendo que siempre nos veía a Natalia y a mi cargadas con bolsas. Le conté que estábamos armando nuestra marca de ropa, y nos dijo que estaba interesado en saber más del proyecto. Nos reunimos en su casa, y le comentamos que necesitábamos apoyo financiero. Entonces nos propuso aportar dinero para la primera colección, y si la misma funcionaba, buscar otros inversores para crear la marca de forma definitiva. En diciembre dimos a conocer nuestra primera colección. Marcelo tenía muchos contactos, la presentación estaba llena de invitados famosos, grandes revistas, y nosotras todavía no contábamos con un atelier, armábamos todo en mi casa. Luego de las vacaciones de verano. El tenía cinco inversores para presentarnos, elegimos uno de ellos, y así surgió Delaostia.

En 2015 me fui de la marca, Natalia se retiró muchos años atrás. Ella estuvo unos cuatro o cinco años en el proyecto, yo me fui a los doce. Cuando me retiré, me dediqué a múltiples proyectos, entre ellos Cara And Vincent, y también junto con una textil creamos un departamento de producto terminado para países como China, Peru e Italia. También estuve asesorando marcas, y desarrollando algunas. Me encargaba del armado de la marca y luego me retiraba, no me quedaba como diseñadora.

C: ¿Cómo surgió el atelier?

Siempre en Delaostia yo hacía una mini colección de prendas más elaboradas, que solían tener plumas y apliques cocidos a mano. Cuando me fui, ya no tenía esa exclusividad con la marca determinada por el contrato. Además de todos los trabajos que ya hacía, decidí poner toda mi energía y creatividad en lo que más me gustaba, armé mi atelier.

C: ¿Cómo describirías a Atelier Lola Canavosio?

Es el lugar donde puedo mostrar mi pasión, y recibo a mis clientas. Siempre hago una entrevista para conocerlas mejor, especialmente su personalidad y el evento al que van a asistir. Para luego poder crear una pieza con la que se sienta una reina en aquella fiesta. Me gusta potenciar lo mejor del cuerpo de cada mujer, es un trabajo que amo hacer.

C: ¿Qué elementos te inspiran a la hora de crear tus diseños?

¡Me inspiran tantas cosas! Mis viajes, los momentos sociales. Me inspiran situaciones, como también películas. Pero mi principal fuente de inspiración son las mujeres que tengo en frente. La personalidad de ellas y su historia. Por eso realizo muchas preguntas para poder conocerlas lo mejor posible. En estos momentos que estoy realizando una colección, son múltiples elementos los que me inspiran.

C: ¿Sentis que tus raíces se ven reflejadas en las prendas que creas?

Mis prendas tienen mi personalidad, están atravesadas por aquellas cosas que yo siento. Me gustan que tengan ese toque sexy, sin caer en lo burdo. Que llamen la atención, pero de una manera sofisticada.

C: ¿Cuáles son los textiles que más utilizas? ¿Por qué?

Uso mucha seda, también uso telas trabajadas con incrustaciones y bordados a mano. Me gusta el contraste de distintos géneros.

C: ¿Qué elementos creerías que son el icono de la marca?

Diría que los diversos recortes. Una espalda descubierta, un escote o también tajos. Pero no todos en una misma pieza.

C: ¿Cuál es la paleta que solés utilizar para tus diseños? ¿Por qué?

Soy una persona que suele utilizar tonos neutros. Pero en la colección actual hay mucho metalizado, muy noventas. También hay bastante negro, me encanta, creo que es el mejor color.

C: ¿Cuántas horas lleva realizar una pieza?

Los vestidos que hacemos en el atelier llevan meses. Pueden llevar horas para diseñarla, pero los vestidos suelen llevar entre tres y seis meses.

View this post on Instagram

Work in progress.. #handmade #hightcouture

A post shared by Atelier Lola Canavosio (@atelierlolacanavosio) on

C: ¿Cuántas personas trabajan en realizar una pieza?

Intervienen varias personas. Primero estamos mi asistente y yo. Luego participan una persona de alta costura que trabaja sobre el cuerpo de la cliente o de la modelo. Están las personas que cosen y bordan. A veces intervienen hasta siete personas en un mismo vestido.

C: ¿Cómo definís a una mujer que usa un vestido de Lola Canavosio?

Es una mujer muy segura de sí misma y que no pasa desapercibida. Es una persona informada, le interesa saber sobre moda y diseño. Busca que las prendas sean de calidad. Y es aquella que en una fiesta le gusta ser diferente.

C.

Relacionado