Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Con estilo

La imagen de marca es fundamental. Y se cuida. Mucho. Una sesión fotográfica lleva ingente trabajo detrás. Por muy improvisado que parezca, desenfadado, todo está muy medido. La iluminación, el escenario… No hay puntada sin hilo. Y menos aún en el mundo de la moda. Nos encontramos aquí con dos cuestiones que confluyen. Estamos en la página 178 de la revista Elle de agosto de 2018 (edición italiana). En pleno verano, pero, obviamente, pensando ya en el otoño. Se trata de crear tendencia. Tonos marrones para dar más calidez al ambiente. Lo que nos importa es la modelo. Más concretamente la ropa que lleva, que es lo que acaba de destacar. Nos da igual el chico que juega con ella. Está incluso desenfocado. Incluso que la cerveza a la que se está amorrando, así, con todo el desparpajo, parece una Budweiser. Es parte de la composición para contextualizarnos, darle realidad al momento. Queda claro que estamos en un bar de verdad. Se ve la publicidad de Coors en el triángulo de la mesa y en la lámpara. Así como un cuadro de Camel al fondo y otro luminoso de cerveza. Es como si fuera metapublicidad, como la metapintura. Como digo, se trata de componer una escena, la realidad. Aquí no estamos en un mundo de nubes y algodones. Quieren que veamos a una mujer fuerte, con personalidad. Que se toma una cerveza mientras se echa una partida de billar (el tópico de siempre). Una imagen enérgica… pero con estilo. No en vano, lleva 726 euros encima en prendas de Dolce & Gabbana, una de las marcas de moda más reconocidas en el mundo. Un look muy buscado para un target muy buscado. Y, obviamente, aquí está también el prestigio de la propia publicación, que pretende ser referencia también con su maquetación y su imagen en el mundo de las revistas de moda. Porque esto, y también cuenta, no es publicidad al uso. Es un reportaje fotográfico mucho más atractivo que un catálogo. Un ‘todos ganan’. Contenido para la revista y publicidad para la marca. Y la lectora, o el lector, disfrutando de la escena. Consciente de que es un ejercicio publicitario. O tal vez no tanto.

Billarketing Por Marco Molina

Relacionado