Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Cómo usar un chaleco de mezclilla

Los chalecos de mezclilla son perfectos para esos días en los que no hace mucho frío, pero es necesario estar abrigado, Para las tardes o mañanas templadas. La ventaja que ofrece cualquier tipo de chaleco es que te mantiene abrigado en la espalda y pecho, pero sin cubrir tus brazos lo cual evita que te calientes de más. Si eres friolenta no es una prenda recomendable para ti no abriga demasiado.

Con pantalón de mezclilla

La mezclilla combina perfecto con la mezclilla no importa el tono de las prendas que se combinen. La combinación básica es con una camiseta blanca y unos tenis blancos, pero si buscar jugar un poco intenta una camisa o una camiseta de rayas o puntos. El negro también se ve fabuloso a lado de la mezclilla.

            Si lo que buscas es una combinación un poco más atrevida entonces juega con los zapatos y las blusas. Puedes usar con confianza tus tops y braletes pues el chaleco te tapará haciendo que solo se muestre una parte de tu cuerpo. La ventaja de la mezclilla es que combina con todos los colores así que no dudes en usar estampados y colores estridentes. Trata de que tu chaleco sea un poco más pequeño que tu blusa o camisa de esta manera se verá una línea de color entre la mezclilla y no se verá tan cargado.

Con un vestido

No importa ni el largo, talle, modelo ni color de tu vestido. Un chaleco de mezclilla siempre te ayudará a verte más acinturada y le dará un poco de serenidad al look más atrevido. Un litle black dress (pequeño vestido negro) y litle white dress (pequeño vestido blanco) son las opciones clásicas que le quedarán bien siempre. Las opciones de calzado son infinitas con esta combinación. Si lo que quieres es una opción más atrevida entonces opta por colores como rojo, amarrillo o morado.

Monocromático

Un look monocromático, sobre todo negro, es el lienzo perfecto para esta prenda pues en el caso de los colores fríos le otorgará un toque de alegría y vivacidad y con los cálidos le dará calma y tranquilidad. La opción clásica es un total black o completamente negro, pero si buscas divertirte el rojo es una opción perfecta.

            Trata de que las prendas con las que combines el chaleco no sean muy formales pues la informalidad del chaleco de mezclilla puede contrastar de manera problemática con este tipo de prendas.

Con cuero

Hablando un poco de texturas la mezclilla es una tela que se ve bien con cualquier color pero algunas telas combinan de manera forzada. Debes evitar el tweed y tener mucho cuidado con la pana, el terciopelo ya que estás telas al ser tan pesadas contrastan mucho con la mezclilla, pero las telas ligeras también pueden verse poco armónicas, ten cuidad con el encaje y la seda.

            Lo que siempre va a combinar con la mezclilla es el cuero y el algodón. Una parte baja de cuero, ya sea falda, leggin, short o pantalón se verá fabuloso. La opción clásica para parte superior es una camisa blanca pero al ser un look tan simple en colores se le puede integrar cualquiera, incluso estampados.

Relacionado