Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Cómo se obtienen tintes naturales desde plantas nativas

Hace más de un siglo, los tintes naturales eran utilizados para dar con los diferentes colores en las prendas. Sin embargo, con la llegada de la Revolución Industrial y el crecimiento del mercado textil, los procesos de teñido sintético se convirtieron en el mejor aliado para las diferentes empresas del rubro.

Actualmente, el cambio climático y la creciente contaminación de los colorantes sintéticos de ropa han concientizado a la industria textil y, en particular, a pequeños productores para utilizar métodos frecuentes en el pasado, como los tintes naturales de plantas nativas.

Sabías qué - Tintes Naturales

Sabías que…

Los tintes naturales o colorantes naturales son aquellos colores derivados de plantas, animales invertebrados y minerales. Los registros históricos datan que el ser humano utilizaba estos tintes desde la Edad de Piedra.

¿Qué plantas nativas se pueden usar para teñir?

Históricamente, los pueblos originarios de Chile han entendido y comprendido a las plantas nativas como elementos trascendentales para la vida en el planeta. De ellas han obtenido desde remedios y elementos sagrados, hasta tinturas para darle color a los tejidos y otras ropas.

Gracias a este legado, se reconocen una serie de plantas nativas para obtener tintes naturales de diferentes colores:

  • Violeta: fruto de maqui y calafate.
  • Amarillo: barba de viejo (liquen), pimiento, boldo, maitén, pellín y coigüe.
  • Rosado: corteza de pellín.
  • Ladrillo: quintral y ulmo.
  • Café claro: laurel.
  • Gris: raíz de pangue, corteza de olivillo, hojas y ramas de maqui.
  • Negro: cochayuyo, maqui, espino, radal.

¿Cómo se tiñe con plantas nativas?

Normalmente la extracción del color se logra hirviendo el material vegetal trozado en agua a fuego lento por tiempos prolongados, entre 30 minutos a una hora, incluso más si el color no se ha liberado.

El reposo de los pigmentos en el líquido puede ser de entre 24 y 48 horas. Se recomienda hacer una prueba con un retazo de tela antes de sumergir las prendas o textiles que se quieren teñir. Se puede teñir en frio pero son mejores los resultados aplicando calor.

La tradición mapuche con los tintes naturales

Conocedores de la tierra, los mapuche han aprovechado los recursos que esta proporciona para vivir. Uno de los ejemplos más claros es en la utilización de tintes de plantas nativas de las zonas donde habitan.

Los tejidos y diferentes confecciones mapuche han sido teñidos naturalmente desde hace siglos, una tradición traspasada de generación en generación hasta el presente.

Si bien los tintes sintéticos han reemplazado algunos procesos de coloración, por el menor tiempo que conlleva, muchos artesanos siguen manteniendo los tradicionales métodos naturales.

“En Chile, quizás el ejemplo más claro de quienes han usado los tintes naturales de plantas nativas son los pueblos originarios. Por ejemplo los mapuche ocupaban muchas especies arbóreas de su territorio para teñir sus lanas, sus tejidos. Se tiene dentro de las memorias mapuche registros de que, por ejemplo, ocupaban las flores del maqui, cortezas de otros árboles como el arrayán, de tono más rojizo a diferencia de otros árboles. Las hojas de la quila, las hervían también para teñir. Y también diferentes frutos rojos, como la murta o la murtilla”.

¿Qué materiales se pueden teñir?

La mejor fijación de los tintes naturales de plantas nativas se da en fibras de origen animal como la lana. En el caso de fibras vegetales, como el algodón y el lino, la uniformidad y duración del color dependerá del uso de un buen mordiente.

Mordientes es el nombre que se da a sustancias que actúan como puente entre los pigmentos y las fibras a nivel molecular, generando uniones estables que perduran y se degradan más lentamente.

Estas sustancias pueden ser de origen vegetal o mineral. Existen dos mitos en relación a los tintes naturales: que no se fijan correctamente y que solo funcionan en una mezcla con mordientes químicos, los mismos que se usan en las tinturas sintéticas.

Sabías que…

Las mujeres mapuche utilizaban la orina, el hollín y la ceniza como mordientes naturales.

El error en esas visiones queda demostrado en el hecho de que la palabra mordiente se usa desde la antigua Grecia y significa ‘asirse a algo’, reflejando la idea de que los pigmentos se adherían como si mordieran las fibras.

No olvidemos que los pigmentos sintéticos aparecieron recién hace alrededor de 150 años y en ese corto periodo han producido el daño que hemos podido apreciar en variados documentales e informes.

Algunos mordientes naturales reconocidos son la leche de soya –cuyo uso data del antiguo Japón-, el vinagre blanco, las gallaritas –bultos que dejan ciertas avispas en los robles que parasitan, ricos en ácido tánico, y que se ocupaban para hacer tintas en la era romana- y la sal.

¿Que colores se asocian a cada planta?

En su libro “Dyes from American Native Plants: a Practical Guide”, Lynne Richards y Ronald J. Tyrl aseguran que a partir de 158 especies nativas y fácilmente encontrables en toda Norteamérica es posible obtener cientos de colores, los que se pueden referenciar en el sistema de color Munsell.

Tal como un acceso más masivo a la alimentación se acompaña de mayor consciencia y permite hacer elecciones de acuerdo a la trazabilidad, localidad y estacionalidad, en los países de Sudamérica empezamos a observar el costo ambiental de la industria indumentaria y textil en general, y comenzamos a tomar decisiones atendiendo a la problemática.

Investigadores como los argentinos Francisco Mattenet, Marta Govheneix y Pablo Luis Peri –autores de “Tintes naturales de plantas nativas” (2015)- han divulgado información que permite localizar geográficamente las plantas en la Patagonia chileno/argentina, identificar las partes de ellas que contienen los pigmentos, aprender los procesos necesarios para extraerlos y conocer los colores que darán como resultado.

Por ejemplo la barba de viejo –también llamada barbón en algunas partes de Chile- es un liquen que crece en las ramas de ñirres y lengas, que libera colores amarillo, ocres y verdes; en su uso directo tiende al amarillo brillante y en macerado al beige.

Los frutos del arbusto del calafate son la especie tintórea más usada en la región y resultan en tonos violetas, mientras sus raíces entregan amarillos intensos.

Algo similar pasa con la murtilla, cuyos frutos dan beiges al natural y en combinación con sulfato de cobre puede convertirse en verde oliva. La flor del Ñirre o Farolito Chino entrega colores en la gama de los rojos.

Romina Salinas de la Universidad Austral –dentro de una propuesta creativa de educación ambiental, biodiversidad y rescate de tradiciones en la Región de Los Ríos listó 45 especies nativas con propiedades tintóreas reconocidas, distinguiendo sus partes útiles y colores resultantes. 11 de ellas pertenecen a ecosistemas boscosos.

Además de tinturar de manera uniforme, el uso de plantas nativas nos permite hacer patterns, como demuestran las experiencias de la Dra. Sherry Haar del departamento de indumentaria, textiles y diseño de interiores de la Universidad Estatal de Kansas.

Mediante la simple operación de poner flores en telas pretratadas, plegarlas, aplicar presión y exponer a la luz del sol por varios días, ha logrado fijar los colores y las formas de los tallos, las hijas y los pétalos.

Relacionado