Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

¿Cómo afecta el COVID-19 al mundo de la moda?

Todo comenzó hace unos meses, cuando el pasado 23 de febrero el diseñador Giorgio Armani decidía celebrar su desfile en Milán a puerta cerrada. Pocos días después, en la semana de la moda de París, otras firmas como Sandro o Agnès B. cancelaban sus desfiles y algunas marcas importantes anulaban shows, resees y fiestas. Sin embargo, Europa aún no era consciente de la situación de gravedad que traería el coronavirus (COVID-19).

China fue la primera afectada por el COVID-19. La aparición de este virus en el país asiático supuso el confinamiento de sus ciudadanos, llevando así al cierre de comercios y a la paralización de la producción. China es el mayor productor mundial de ropa, pero el COVID-19 obligó a cerrar las fábricas y frenar la confección de prendas y accesorios. Esto no solo afectó a este país, sino a todos aquellos que reciben productos suyos, es decir, a la gran mayoría de países del mundo.

Fuente: libremercado.com

Por otro lado, sabemos que los ciudadanos chinos representan alrededor del 40% de la clientela mundial de moda de lujo. La suspensión de su actividad de compra trajo pérdidas para las firmas de moda y el Bernstein & Boston Consulting Group señaló en un informe que este sector podría perder 43 mil millones de dólares en ventas en 2020.

El Coronavirus en nuestro país

Pronto el COVID-19 llegó a Europa y, concretamente, a España. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció el estado de alarma el pasado 14 de marzo, así como el endurecimiento de las medidas de confinamiento en nuestro país y, como consecuencia, el cierre de toda actividad empresarial no considerada esencial. Las tiendas de ropa se vieron obligadas a cerrar.

Muchas marcas de ropa han podido continuar “parcialmente” con su actividad gracias al ecommerce. Dado que los mensajeros siguen trabajando, los clientes podrán recibir sus pedidos en casa. No obstante, los plazos de entrega se hacen más largos y la mente de los ciudadanos, teniendo en cuenta la situación actual, está en otros temas antes que en comprar ropa. Para incentivar al consumo, la mayoría de las marcas están ofreciendo ofertas o promociones especiales, pudiendo encontrarse descuentos de hasta el 70% en algunas firmas.

Donaciones y ayudas

En el panorama actual, la moda ha cambiado sus prioridades. Muchas marcas han dejado de lado la colección primavera/verano y han decidido enfocar su actividad hacia la ayuda de la fabricación de material sanitario, como mascarillas o batas quirúrgicas.

Fuente: lavanguardia.com

Además, muchas empresas del mundo de la moda han realizado donaciones. Moncler ha donado 10 millones de euros para construir un nuevo hospital en Milán con 400 unidades de cuidados intensivos y Giorgio Armani 1,25 millones de euros a cuatro hospitales. Varios gigantes del sector como LVMH, Kering, Richemont y Hermès han realizado cuantiosas donaciones a la Cruz Roja china y a fundaciones implicadas en la lucha contra el coronavirus. Inditex ha puesto a disposición del Gobierno toda su capacidad logística, de aprovisionamiento y de gestión comercial, y está produciendo material sanitario y batas protectoras en sus fábricas españolas. Por su parte, la firma sueca H&M ha donado 500.000 dólares al Fondo de Respuesta Solidaria del COVID-19 para rastrear y limitar la propagación de este virus.

La repercusión del COVID-19 en los pequeños comercios de moda

A sus veintitrés años, Candela Rubio decidió cumplir su sueño de montar su propio negocio y abrió una tienda de ropa y accesorios llamada Dale Candela. Comenzó su actividad el pasado mes de octubre y todo iba sobre ruedas hasta que, hace un par de meses, el coronavirus llegó a España y se vio obligada a suspender su actividad.

Tras unas semanas totalmente parada, Candela ha podido reanudar parte de su actividad, ofreciendo la posibilidad de hacer pedidos online. Nos cuenta que está deseando poder volver a abrir la tienda y que tiene miedo de cómo la crisis económica que prevén los expertos, pueda afectar a su negocio.

El Joven Tintero: Sabemos que decidiste frenar la actividad de tu marca antes de que se anunciara oficialmente que los comercios debían cerrar, ¿por qué lo hiciste?

Candela: Viendo la situación que vivía nuestro país vecino Italia, veía venir que nosotros íbamos a pasar lo mismo. Por ello, lo más seguro y sensato me pareció ofrecer envíos gratuitos para que la gente no tuviese que desplazarse a la tienda y así evitar los posibles contagios, e inmediatamente cesar la actividad.

EJT: ¿Estás observando que el COVID-19 ha afectado mucho a tu firma o crees que las consecuencias las percibirás más adelante?

C: Como la gran mayoría de los autónomos, hemos visto reducidos nuestros ingresos a 0, esperando una prestación por parte del Gobierno que ha sido escasa y tardía, e incluso nula para algunos. Son momentos muy duros, y pienso que, por lo menos, nos esperará un año difícil, pero con esfuerzo y constancia seguro que conseguiremos superarlo.

EJT: ¿Cuándo piensas que volverás a poder abrir la tienda y en qué condiciones?

C: La tienda volverá a abrir este cuatro de mayo con la llamada fase cero, la cual permite la apertura de pequeños establecimientos con cita previa. Los clientes tendrán que avisarnos de su visita, para tener el menor número posible de clientes a la vez, respetando así las normas de distancia y aforo. Por otro lado, las medidas de limpieza e higiene serán máximas, contando con maquinaria de desinfección de ozono, y continuando con las limpiezas con lejía y alcohol. En la caja se instalará una mampara protectora, y se pondrá a disposición de los clientes guantes y geles hidroalcohólicos. Además, la ropa será desinfectada continuamente con el planchado de la vaporeta a 230º y la difusión de ozono.

EJT: La situación que estamos viviendo, ¿te ha llevado a hacer descuentos o promociones especiales?

C: Hemos puesto a disposición un servicio de reparto gratuito para los municipios cercanos a nuestra tienda. Para un negocio pequeño como el nuestro, supone un gran gasto, pero queremos intentar devolver de alguna manera la ayuda que muchos de nuestros clientes, familiares y amigos nos están proporcionando, ayudándonos a difundir nuestra marca en las redes sociales, recomendándonos a sus conocidos, y comprando nuestra ropa, en vez de hacerlo en las grandes superficies, ayudando así al pequeño comercio, ya que ahora más que nunca es el momento de hacerlo. Estamos muy agradecidos.

Fuente: Google Maps

Artículo publicado en El joven tintero.

Relacionado