Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

COMART: TÉCNICAS ANCESTRALES, PRODUCTOS CON IDENTIDAD

ComArt Tukuypaj trabaja con materiales naturales, técnicas ancestrales y diseños exclusivos para lograr productos de alta calidad e identidad cultural boliviana.

Gumercinda Laura elabora sombreros, carteras y zapatones de cuero, pero también teje chompas y guantes de lana de oveja. Detrás de estas prendas tan comunes, hay una identidad que reluce en los mostradores de ComArt Tukuypaj: “Comunidad de artesanos para todos”, una tienda de artesanías que alberga trabajos con una identidad que destaca a través de colores, texturas e iconografía.

En un taller ubicado en la ciudad de El Alto, Doña Gumercinda pone en práctica las técnicas que sus padres heredaron de sus abuelos, y sus abuelos de sus bisabuelos. “Nuestros papás también eran artesanos y nosotros también estamos siguiendo ese camino”, dice orgullosa, pues estos artículos de minucioso trabajo manual se revalorizan en Comart.

Uno de los fundadores de este proyecto es Juan Julio Narváez, quien actualmente tiene a cargo la administración del lugar. Según cuenta, ComArt Tukuypaj fue fundada en 1997, fecha desde la que agrupa, capacita y brinda una oportunidades de empleo a cerca de 1000 familias de artesanos pertenecientes a comunidades y talleres de El Alto, La Paz, Oruro, Cochabamba, Potosí, Sucre, Santa Cruz y Tarija.

“Antes de la fundación de ComArt cada artesano vendía sus productos en las ferias del Prado o a veces los entregaba a tiendas de la calle Linares, pero no tenían un mercado seguro. ComArt busca que las familias artesanas tengan un ingreso justo”, afirma Narváez mientras enseña la variedad de productos expuestos, entre los que destacan bolsos, carteras y accesorios únicos.

Todos estos productos son fabricados
exclusivamente para ComArt, utilizando materias primas 100% naturales, tales
como la fibra de alpaca, la fibra de oveja, la fibra de llama, las palmas, la
paja brava, la arcilla, entre otros.

Estos materiales naturales,
que además son utilizados de manera sostenible, respetando los ecosistemas en
los que se producen; según Narváez, elevan la calidad de los productos.  

Así lo confirma Nadir Muñecas, encargado de ventas de ComArt. “Se utilizan colores naturales que salen de la cochinilla, de la coca, del achiote, de la queñua, de la sultana, y de diferentes plantas. A veces para innovar utilizamos químicos para hacer colores más fuertes como el fucsia”, explica mientras enseña una docena de chalinas tejidas en telar con lana de alpaca, de las que resaltan vivos colores.

Pero el color no lo es todo. En ComArt ninguna textura y acabado se repite de uno producto a otro, consolidándose como uno de los valores de este emprendimiento. Algunas de las técnicas que logran estos acabados son el bordado a mano, el telar horizontal con fibra de alpaca, tejido en algodón a mano, telares verticales, tejido en telar pampa-awa, la técnica del pallay, el tejido a mano, el tejido a punto, entre muchas otras que se han heredado de sabios antepasados. “En ComArt Tukuypaj trabajamos muchas técnicas, algunas muy ancestrales, antiguas y otras evolucionadas y con incremento de la tecnología”, complementa Juan Julio.

Una de las técnicas más utilizadas según Muñecas, es la del “fieltro”, un  proceso que se realiza con la lana de oveja, y consiste en realizar masas o nubes de algodón para luego formar aretes, llaveros, flores, sombreros, bolsones, collares y sobre todo pantuflas. “Más se hacen zapatos y pantuflas; eso es lo que más llevan los extranjeros porque se dice que evitan la transpiración y son bien abrigadas”, afirma.

Cuando un extranjero ingresa a
ComArt es Nadir quien se ocupa de mostrarles los productos e informarles acerca
sus procesos de fabricación. Explica que las comunidades que forman
parte de ComArt apuntan a la creación de productos que se adapten a las
necesidades y gustos de los compradores. Esto se ve reflejado en productos como
los porta celulares, estuches y monederos que exhiben vívidos colores y motivos
bordados del diario vivir y paisajes de las comunidades que los elaboran. “Esta
técnica (del bordado) es utilizada  por
los artesanos que pastean ovejas, pinchan los hilos para bordar esas imágenes y
es la precisión lo que el extranjero admira y también  las figuras porque ellos lo hacen de acuerdo a
su identidad y a lo que están viendo, ven ovejas, cerros, bailes”, relata la vendedora.

Narváez recuerda que en sus inicios, ComArt tenía un
público predominantemente extranjero; empero, con el paso de los años más bolivianos
ingresan actualmente a adquirir sus artesanías. “Estamos cambiando nuestra
forma de pensar y creemos que el 80% es turista y el 20% es cliente nacional”,
afirma entusiasmado Narváez.

Cada producto en ComArt significa llevarse a casa identidad,
historia y esencia, cualidades que hacen únicas a las artesanías hechas por
orgullosas manos bolivianas y que el ojo extranjero tiene, por el momento,
mayor capacidad para apreciarlo.

Relacionado