Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Colombiamoda 2019: primer día de desfiles

Religare y su propuesta de moda consciente, Carlo Carrizosa y su universo de plisados, Pink Filosofy y su color denim, y Beatriz Camacho con su oda setentera, fue lo más destacado de la jornada.

Religare

Manuela Peña continúa su apuesta por una moda consciente con el cuerpo y el medio ambiente. La diseñadora puso en escena en el Non Stop de Colombiamoda vestidos de algodón en colores neutros y siluetas holgadas, tops elaborados en cumare, accesorios y sobrevestidos en cota de malla y piezas creadas a partir de fibras naturales. Todo acompañado de cuerdas de algodón crudas que integró a las prendas a manera de cinturón, adorno o como parte integral de ellas. Su propuesta la complementó con tejido de punto delgado de gran caída.

Carlo Carrizosa

El diseñador, que define su moda como urban couture, hizo gala de su maestría en la creación de pliegues y plisados con su colección Facunda, y lo hizo a través de vestidos de silueta ultra femenina y una paleta de colores vivos (malva, verde pastel, rosa, mostaza, azul medianoche, naranja, rojo fresa, fucsia y mandarina), evidenciándolos como detalle en cuellos, en la parte de baja de faldas y en volantes. La propuesta la complementó con faldas y vestidos con boleros de aire tropical, chaquetas vaqueras, blusas con mangas princesa, vestidos con estampados florales y pantalones y faldas de tafetán de seda colorido, una mezcla armónica de alta moda y street style.

Pink Filosofy

Con su colección A-Temporal, la marca le apostó a looks monocromáticos o tono sobre tono en materiales naturales como el lino, el algodón y el denim, transformados en piezas atemporales de aire veraniego, como abrigos ligeros, vestidos camiseros con pinzas, enterizos y trajes de dos piezas con chaquetones largos para llevar cruzados y amarrados a la cintura con obis de cuero y lazos. La gran novedad fue el denim color, que empezó desde el clásico azul, pasando por mostaza, hasta llegar al arena y el ladrillo y que se presentó complementado con piezas de tejido de punto versátiles y en la misma gama de color.

Beatriz Camacho

Una colección de maxi vestidos inspirados en las siluetas de la década de los años 70 y teñidos artesanalmente a la manera de la época (en especial mosaicos en tie dye) fue lo que mostró la diseñadora en el cierre del primer día de desfiles. De la propuesta también se destacaron sus faldas de picos, los flecos en looks completos o como sobre falda, el encaje de flores, los fajones de plumas y sus ya características siluetas en capas, fluidas y con mucho movimiento. Dentro de la gama de estampados también eligió motivos florales, de platanales y abstractos inspirados en el mundo natural.

Relacionado