Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Colegiatura: narrativas en co-creación

La puesta en escena performance que mostró la institución educativa en Colombiamoda 2020 le apostó a la unión de saberes para crear el mejor entorno posible que les permitiera a estudiantes y egresados presentar sus propuestas de moda y conceptos de inspiración con mayor claridad.

Cuando hay un escenario específico para la presentación de una colección, usualmente una pasarela, el diseñador o marca solo tiene que intervenirlo con elementos que se relacionen con su propuesta o con el ADN de su firma. A veces no se necesita nada porque la ropa habla por sí misma. Pero cuando no hay un espacio definido, hay que construirlo desde cero.

Esto fue lo que hizo el equipo de Diseño de Espacios/Escenario del Laboratorio Articulado Jóvenes Creadores 2020 de la Colegiatura que se puso en la tarea de crear una atmósfera espacial y sensorial para las colecciones de las dos egresadas y los doce estudiantes de Diseño de Modas que formaron parte de la presentación visual.

“Propusimos la alteración del tiempo por medio de la desaceleración de la cámara lenta, como una forma de invitar a  los demás a reflexionar y a transitar de manera más pausada por todas esas capas que hoy como sociedad estamos llamados a evidenciar desde los distintos contextos en los que estamos inmersos, y es desde ese llamado circunstancial que nos vemos obligados a asumir nuevos retos. Para lograrlo, apostamos por una línea narrativa a partir de cuatro momentos que buscaban no solo sensibilizar nuestra experiencia individual sino aquellas situaciones que nos hablan sobre los OTROS y lo otro que habitamos, permitiéndonos entender de qué manera y cómo habitan sus propias realidades”, explicó el grupo.

La construcción espacial no fue meramente una escenografía convencional, sino que involucró el hilo conductor narrativo construido por todos los integrantes del Laboratorio Articulado Jóvenes Creadores 2020, dentro de ese espacio físico. “Involucramos elementos tridimensionales para narrar una nueva historia, incomodar el cuerpo y cuestionarnos sobre esas realidades múltiples que hacen parte del mundo en que habitamos. Con esta propuesta vimos la posibilidad de entender el mundo desde diferentes perspectivas y alturas que nos impulsan a transitar distintos recorridos: arriba, al lado, abajo, al frente, adentro y afuera, todo al unísono”.

Mundos adversos, penumbra, capas y vínculos son los momentos que contextualizaron la presentación de las propuestas creativas, la cual fue co-creada por estudiantes de las carreras de Diseño Gráfico, Comunicación Organizacional y Comunicación Publicitaria.

Los participantes

Este año se presentaron Camila Tirado Peláez y Sofía Gómez Ángel, egresadas de Colegiatura, y los estudiantes Amalia Sánchez Palacio, Laura Gómez Cardona, José Alejandro Jaramillo Naranjo, Melissa Valdés Duque, Juan Esteban Montoya Moncada, María Antonia Gaviria Toro, Mariana Zapata Zapata, Valentina Gómez Osorio, Diana Melisa Correa Jaramillo, Valeria Tabares Henao, John Fabio García Cardona, y María Alejandra González Astudillo.

Camila Tirado Peláez y Sofía Gómez Ángel, con su marca Not a Uniform, presentaron Unión a través de la desunión.

La marca propuso un denim súper intervenido, con procesos de blanqueamiento radicales con diferentes efectos: brochazos, manchas, rayones y una especie de tie dye. Además, piezas hechas a partir de pedazos de este material en diferentes tonalidades y palabras impresas sobre él.

Amalia Sánchez Palacio, Manifiesto de la inmortalidad.

Su manifiesto estuvo protagonizado por maxi abrigos hechos en capas, con palabras impresas en diferentes tamaños, una reflexión sobre cómo los medios de comunicación emiten mensajes optimistas o fatalistas a partir de la situación actual.

Laura Gómez Cardona, La casa en llamas.

Abrigos XL con imágenes impresas fue la manera en que la estudiante visibilizó la realidad de cómo la pandemia avivó el fuego de la desigualdad social, la exclusión, el miedo y el sentimiento de amenaza que experimenta la población del Chocó.

José Alejandro Jaramillo Naranjo, Misión neo-nea

Cuestiona cómo en tiempos de pandemia y escases el deseo de consumir se intensifica, convirtiendo así al “neo-nea” en un personaje de ficción que metaforiza, a través de la saturación de la imagen, la actitud consumista.

Melissa Valdés Duque, Vestigios mentales

Una compleja creación con una especie de canales hechos sobre la tela y cuentas de madera recorriéndolos, como una manifestación de los miedos que se avivaron durante el confinamiento.

Juan Esteban Montoya Moncado, Bajo Piel.

Una construcción textil a base de gasa fue su método metafórico para controvertir los ideales físicos y darle una nueva definición del cuerpo perfecto.

María Antonia Gaviria Toro, Consumicidio

Evidenció el incremento del consumo desmedido e inconsciente a través de prendas drapeadas con estampaciones que anuncian ofertas y descuentos.

Mariana Zapata Zapata, con Fragmentos de una violencia a puerta cerrada

Pone sobre la mesa las elevadas cifras de feminicidios y los casos de mujeres víctimas de violencia intrafamiliar, para que ellas se identifiquen como protagonistas de sus propias historias, sin miedos ni juicios.

Valentina Gómez Osorio, Absurdo animalario

Desde lo irónico y fantasioso, con un colorido estampado pixelado y volantes prensados hace una crítica a la manera en que se vive la cuarentena desde el privilegio, olvidando a los menos favorecidos.

Diana Melisa Correa Jaramillo, Salirse de la línea

Congrafías creadas a partir de rayones espontáneos hechos con crayola, busca interrumpir la homogenización que representan los uniformes, usando telas coloridas que muestran la expresión del lenguaje infantil y un mundo donde los trazos traspasan los límites.

Valeria Tabares Henao, Detención lúdica

Una amalgama de bloques de color tejidos como se ven los campos sembrados. Con ello la estudiante busca reconocer el valor de los oficios que logran perdurar, pues se realizan de forma paciente desde un saber hacer que ignora los apresurados tiempos industriales, desacelerados inevitablemente durante la pandemia.

John Fabio García Cardona, ?El Otre¿

La manera retrograda de ver el género como un sistema binario de identificación, ha limitado la libertad sin estereotipos. Por medio de radiografías, la colección muestra el género como algo que no es inherentemente relacionado a la corporalidad.

María Alejandra González Astudillo, Estigma

Mediante piezas sobredimensionadas, estampadas con frases y fotografías distorsionadas, llama la atención sobre la realidad del personal de salud, un mecanismo de escape de la ansiedad, la impotencia y el miedo que esta realidad les genera.

Relacionado