Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

COCTELERÍA TIKI – Más allá de Polinesia.

Seguramente cuando escuchas “Coctelería Tiki” te visualizas en una playa del Pacífico Sur con un coctel muy colorido y frutal, lo que quizás no sabes es que, aunque sí tuvo influencia, la Coctelería Tiki nació en Estados Unidos en 1934 por Ernest Raymond Beaumont-Gantt.

Pasa y toma asiento que mientras te preparo un Mai Tai, te comentaré un poco de esta tendencia.

Raymond, de Polinesia a Hollywood.

Durante la Ley Seca que se estableció en Estados Unidos, Raymond se dedicó a navegar por el Caribe y el Pacífico Sur con supuestas intenciones de contrabandear alcohol. En esos viajes conoció y adquirió mucho conocimiento sobre el ron, que en algunas ocasiones se mezclaba para darle vida a nuevos sabores, pero fue en las islas de la Polinesia: Hawai, Tahití, Bora Bora, Isla de Pascua, entre otras, que encontró la inspiración para crear algo totalmente distinto.

Los viajes de Donn.
Don The Beachcomber.

Regresó a EEUU donde se estableció y, más adelante en 1934, abrió un bar en Hollywood, el famoso Don the Beachcomber y que desde ese momento sería el apodo de Ernest. En sus travesías marinas recolectó una gran cantidad de objetos que sirvieron para ambientar el bar de una manera exótica, colorida y que se alejaba de los tonos grises acostumbrados para la época.

El ron, las frutas y la ambientación.

Como ya había comentado, Ernest recolectó varios objetos que le sirvieron para decorar el Don The Beachcomber, todo con la intención de “transportar” a sus clientes a cualquier isla del Pacífico Sur: esculturas polinésicas, música de fondo y la variedad de colores le dieron forma al lugar, pero el ron y las frutas fueron el alma de sus creaciones.

Ernest comenzó a servir cocteles a base de ron debido a lo versátil que es. Decidió combinarlo con jugos de frutas frescas para darles un toque tropical y jarabes que él mismo preparaba, todo con un talento que nadie podía negar y el éxito se comenzó a expandir con sus cocteles Zombie, Tahitian Rum Punch, Navy Grog, entre otros.

También llegó a utilizar Tiki Mug o Tiki Bowls, unos recipientes hechos con cerámica inspirados en las esculturas que vio en Polinesia, Melanesia y Micronesia, todo esto le daba el toque más exótico posible del que todos hablaban y que aún se utilizan debido a que es una de las características principales en la coctelería tiki.

Ernest “Donn” Raymond.

Dos mentes, dos visiones.

Toda la fama que fue surgiendo alrededor de Donn, trajo consigo algunos dolores de cabeza. Hubo casos en los que los camareros copiaban sus recetas para luego llevarlas a la competencia, por eso comenzó a tener más cuidado a la hora de seleccionar el personal y al momento de crear sus cocteles.

Victor Bergeron.

Más adelante, llegó Victor Bergeron quien admiraba mucho a Donn por todo lo que había logrado. Lamentablemente, Victor quería hacer de Don The Beachcomber un negocio, cosa que a Donn no le gustó, debido a que consideraba que perderían la esencia de lo que quería transmitir a sus clientes. Eso decepcionó un poco a Victor que comenzó a espiar las creaciones de Donn para abrir su propio bar tiki, fue descubierto para luego ser despedido y, a partir de ahí, comenzar sus viajes que luego lo llevarían a abrir en 1944 el Trader Vic´s.

Victor estableció un negocio con su bar, ya que extendió la tendencia tiki por el resto de los EEUU y luego por el mundo, comercializando sus cocteles apoyándose en el marketing.

Poco después surge una enorme polémica por el que, probablemente, sea el coctel tiki más famoso del mundo: el Mai Tai. A Victor se le atribuye la receta de este coctel, lo hizo famoso y, según se cuenta, preparó el coctel para un grupo de amigos que exclamaron “Mai Tai, Roa Ae!”, algo así como “fuera de este mundo”, sin embargo, Donn siempre reclamó la autoría del coctel y nunca cesó en esa afirmación. Lo cierto es que el secreto de un buen Mai Tai radica en el orgeat y el que utilizaba Victor era de la misma receta de Donn.

Caída y resurgimiento.

La popularidad de esta tendencia fue en aumento durante varios años, lo que hizo que muchos bares durante los años 70 copiaran o imitaran los cocteles, pero alterando las recetas originales y causando algo de rechazo por los mismos.

El uso de licores artificiales, jugos industriales, combinaciones excesivamente dulces y las decoraciones simples con sombrillas, fue lo que generó una caída en picada para la coctelería tiki.

Afortunadamente, en Beachbum Berry durante los últimos años se han dedicado a conseguir las recetas originales de los bartenders que trabajaron en los primeros bares tiki.

Con este resurgimiento tenemos bares que han puesto de su parte para despertar nuevamente el interés de esta tendencia: Forbidden Island en San Francisco, Honi Honi en Hong Kong, Rico Tiki Bar en Mar de Plata, Mahiki en Londres, Mauna Loa en Madrid, Tahití en Barcelona, entre otros.

Forbidden Bar.
Honi Honi Bar.
Rico Tiki Bar.
Mahiki.

Algo que no se puede negar, es que Donn convirtió en todo un arte el ser bartender, creando experiencias que van mucho más allá de simplemente combinar licores con jugos, por eso hay que seguir innovando.

¿Ya probaste algún coctel de esta tendencia? Coméntame y sigamos

En la Barra de Öz.

Relacionado