Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Coco Chanel

 La fama de la diseñadora francesa, Coco Chanel, es de sobra conocida y visible incluso décadas después. Todas conocemos algún célebre diseño de Chanel, sus característicos sombreros o sus exitosos perfumes pero, la figura de Gabrielle (auténtico nombre de Coco Chanel)  va mucho más allá. Así que, para que la conozcáis un poco más, aquí tenéis algunos datos, muy relevantes en la lucha feminista, pero no tan conocidos de la modista:

1. Creó una línea de ropa para la nueva mujer trabajadora: la incorporación de la mujer al mercado laboral trajo consigo una nueva concepción de la moda femenina, de la mano de Coco Chanel. Así, eliminó o modificó todas aquellas prendas que limitaban la libertad de la mujer: quitó el corsé, añadió cadenas a los bolsos para que las mujeres no tuvieran que llevarlos en la mano, apostó por tacones más planos y un dos piezas femenino…

2. A pesar de las reticencias de una decimonónica y conservadora sociedad, dio un gran paso hacia la eliminación de los roles de género en el ámbito de la moda. Así añadió a su catálogo femenino prendas como los pantalones, los jerséis, las blazers, los sombreros…Un estilo mucho más simple y cómodo que los barrocos vestidos que acostumbraban a llevar las mujeres de alta cuna.

3. Fue una de las primeras diseñadora en “democratizar la moda”, es decir, hacerla accesible para todos. Dentro de este movimiento socializador destaca que popularizó, entre otros, el uso de la bisutería. Por aquel entonces las joyas tenían un único y exclusivo propósito: era un regalo que los hombres adinerados hacían a sus mujeres y amantes. Así, la bisutería, mucho más barata, podía llegar a muchas más mujeres que ya no dependían del poder adquisitivo de sus maridos.

4. Viva el “moreno playero”. Coco Chanel fue la primera mujer en lucir, orgullosa, su tono moreno. Hasta ese momento, este había estado estigmatizado, pues las únicas mujeres que se ponían morenas eran las trabajadoras que se deslomaban de sol a sol; es decir, era una evidencia clave de que se pertenecía a la clase trabajadora. Pero cuando Coco Chanel llegó de una de sus vacaciones luciendo su color tostado, se convirtió en todo un símbolo de glamour en el que se evidenciaba, esta vez, todo lo contrario: significaba tener el poder adquisitivo de irse de vacaciones.

5. ¿Os suena el corte a lo garçon? Pues Coco Chanel fue la que defendió que este corte de pelo, aparentemente masculino, podía ser perfectamente femenino.

6. Vivió su sexualidad de una forma abierta y natural, sin esconderlo ni avergonzarse. Así. defendió la libertad de amar sin importar el sexo, la raza o la clase social. Su transgresora visión del amor y el sexo la llevó a no atarse nunca a nadie aunque sí tuvo numerosos amantes, hombres y mujeres.

7. Fue la primera mujer empresaria (o al menos la primera conocida para el gran público). En 1910 abrió su primer negocio eso sí, con muchas trabas, pues los bancos se negaron rotundamente a hacer un préstamo a una mujer. Por suerte, uno de sus amantes le financió durante los primeros años. Pero, el éxito de Coco fue tal que en muy poco tiempo pudo devolverle el dinero y coger las riendas de su famosa marca.

Es en este último punto en el que me quiero centrar hoy y es que, si en la última entrada hablamos de la poca presencia femenina en determinadas profesiones, esta es aún más notable cuando nos fijamos en las personas más ricas e influyentes (tanto en España como en el resto del mundo). Según la revista Forbes 2020, solo hay 12 mujeres entre las 100 personas más ricas del mundo. Entre ellas destacan, sobre todo, herederas. Acotando un poco el cerco, si echamos un vistazo a España, entres las 10 personas más ricas del país, 4 son mujeres. Un dato aparentemente esperanzador, pero analizándolas una por una vemos que sus fortunas no han sido amasadas por ellas (que sí conservadas e incluso ampliadas, no es plan de quitarles su correspondiente mérito) sino por sus maridos o padres por lo que, más que empresarias, son catalogadas como ricas herederas.

Como dice la periodista Ana Pastor: estos son los datos, suyas son las conclusiones. Yo solo espero que, dentro de unos años, a parte de una mayor paridad en la lista de millonarios internacionales, haya una mayor representación de emprendedoras, inversoras, etc. tal y como lo fue Coco Chanel en su momento. ¿Serás tú la próxima Coco Chanel?

Relacionado