Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Cirugía de Varices – Cómo Funciona y Consejos

Muchas veces, la presencia de varices no es un problema muy preocupante. En la mayoría de los casos, se trata sólo de un problema estético que no hace ningún tipo de daño a la salud. Sin embargo, algunas personas sienten el dolor y la picazón en la región, lo que además de las molestias que puede causar reacciones alérgicas en la piel.

Existen varios métodos disponibles para el tratamiento de varices en la actualidad. Cuando ninguno de ellos funciona y los síntomas no desaparecen, un médico puede recomendar la extirpación quirúrgica de las varices.

Vamos a hablar acerca de los métodos de cirugía de varices disponibles y cómo funcionan, además de dar consejos sobre el post-operatorio y sobre los tratamientos más recientes para la condición.

Varices

Las varices se producen cuando las venas se dilatan debido a una falla en las válvulas de las arterias. Ellas se observan principalmente en las piernas y en los pies. Además de las molestias y el dolor sentidos en algunos casos, las varices pueden afectar el flujo sanguíneo. En estos casos, es importante intervenir con algún tipo de tratamiento.

Sin embargo, si el uso de medicamentos para las varices o los cambios de hábitos no resulten en mejoras, una opción es eliminar las varices quirúrgicamente.

Cirugía de varices

La cirugía de varices es una dar formas de tratar las varices. Existen varias técnicas quirúrgicas seguras que no perjudican el flujo sanguíneo a otras partes del cuerpo, ya que la sangre presente en la vena defectuosa es redirigido venas sanas.

La cirugía puede ser realizada en las venas superficiales y también en las venas más profundas. En cualquiera de ellas, las varices son totalmente eliminadas.

Para quienes la cirugía de varices es la indicada?

La cirugía de varices es útil para aquellos que sufren mucho con los dolores y molestias en el lugar de la vena, ya que después de la extirpación quirúrgica, difícilmente nuevas varices van a surgir en el lugar, resolviendo el problema para siempre.

Como funciona

Cómo se realiza la cirugía depende del método adoptado. Normalmente, cuando la eliminación es más simple, ella es hecha en el ambulatorio y dura un máximo de 90 minutos. En este caso, usted puede volver a casa el mismo día. Si se realiza en un hospital, puede ser que se quede una noche en observación por precaución. El médico debe decidir si va a utilizar una anestesia general o espinal (sólo en la parte inferior del cuerpo) antes del procedimiento.

Entre las técnicas quirúrgicas más utilizadas, tenemos la desoxidación de la vena y la flebectomia.

– Decapado de la vena

Este método de cirugía de varices, conocido también como safenectomia, se hacen dos cortes o incisiones. Uno de ellos se hace en la parte superior de la pierna justo debajo de la ingle, y el segundo se lleva a cabo detrás de la articulación de la rodilla o del tobillo, dependiendo de donde las varices están localizadas.

A continuación, la vena es atada o presa en la incisión superior mediante el uso de una técnica conocida como ligadura de venas. En esta técnica, un alambre largo y flexible es enviado a través de esta incisión superior hasta la incisión inferior, pasando por toda la extensión de la vena. A través de la extremidad inferior, toda la extensión de la vena dañada se estira y removida. Este método no afecta el flujo sanguíneo en la pierna, ya que las venas situadas próximas a la vena quita asumen el papel de la vena dañada.

A pesar de ser el método más tradicional para la eliminación de varices, la recuperación es más lenta.

– Flebectomia

En flebectomia pacientes ambulatorios, de pequeñas incisiones en la piel de unos pocos milímetros de longitud, se realizan a lo largo de la vena afectada. Después de eso, un pequeño gancho se utiliza para tirar de la vena lo máximo posible a través de las incisiones por medio de las cuales la vena dañada se corta en varias partes pequeñas y removida.

Esta técnica es útil en las venas pequeñas que se ramifican de las venas principales. Además, esta técnica puede ayudar a prevenir las cicatrices, ya que los cortes hechos son muy pequeñas y el tiempo de recuperación es menor.

Efectos secundarios

Toda cirugía tiene sus riesgos. La cirugía de varices no es diferente en este punto y se pueden producir algunos efectos secundarios. Los principales incluyen:

  • Dolor;
  • Sangrado;
  • Hematomas;
  • Hinchazón;
  • Cicatrices;
  • Decoloración de la piel.

También pueden producirse complicaciones como infecciones, trombosis o daños en los nervios. Sin embargo, estos efectos adversos son mucho menos comunes que los citados anteriormente.

Recuperación

La cirugía de varices es tan simple que, en la mayoría de los casos, el paciente puede regresar a casa el mismo día o al día siguiente. La hinchazón en la región, duró un par de semanas para disminuir y es preciso hogar, el uso de medicamentos prescritos como analgésicos y la interrupción de algunas actividades rutinarias para una buena recuperación.

Investigaciones y observaciones clínicas indican que una persona suele tardar de una a tres semanas para volver al trabajo después de una cirugía de varices.

En el caso de la decapado, la recuperación es más lenta, pero usted es capaz de caminar a partir del día siguiente al de la operación. Además, es conveniente mantener las piernas elevadas cuando está en reposo para ayudar a mejorar el flujo sanguíneo.

Alrededor de 2 días después de la operación, usted puede quitar los apósitos y tomar un baño normalmente. Si no hay molestias y su médico lo permite, también puede conducir y hacer senderismo y actividades físicas ligeras.

En cuanto a la vuelta al trabajo, si no que implica una actividad física o esfuerzo físico intenso, usted puede volver en una semana. Sin embargo, participar de algún tipo de esfuerzo, puede ser más prudente esperar 2 o 3 semanas para volver a estar activo.

Consejos

Si usted no quiere pasar por un procedimiento muy invasivo como una cirugía de varices, existen otros tratamientos más recientes disponibles para eliminar las varices. Vamos a hablar un poco de algunos de ellos a continuación.

– Ablación por radiofrecuencia

En la ablación por radiofrecuencia, se genera calor a través de ondas electromagnéticas que es capaz de cerrar las venas dañadas. En este método, se realiza la inserción de una sonda fina de ablación por radiofrecuencia a través de una pequeña incisión justo por encima o por debajo de la rodilla. Esta sonda tiene un catéter que calienta la vena hasta que la misma sea cerrada y la sangre restante se dirige a las venas sanas.

Una variación de esta misma técnica es la ablación con láser endovenoso, que también implica el bloqueo de la vena desde su interior mediante el calor. Sin embargo, en lugar de las ondas electromagnéticas, el propio láser es responsable de generar calor.

– Flebectomia transiluminada

Una pequeña cuchilla rotativa se insertaba en la vena para cortar la misma. Después de eso, el tejido de la vena es removido por una técnica de succión. La denominación transiluminada tiene que ver con el proceso de la iluminación de la vena que se hace por el lado exterior a través de la piel para que el cirujano pueda ver la vena dañada y la quite.

Estudios sugieren que estos tratamientos son tan eficaces como una cirugía invasiva, pero que también incluyen el riesgo de algunos efectos secundarios, tales como:

  • Dolor;
  • Hematomas;
  • Las cicatrices.

Estas técnicas menos invasivas, el riesgo de complicaciones o daños en los nervios y la ocurrencia de infecciones es mucho menor que en la cirugía convencional. Sin embargo, es una técnica más reciente y no se sabe a ciencia cierta si ella es realmente segura y eficaz.

– Escleroterapia

Este enfoque implica la inyección de un líquido o espuma en la vena afectada. La sustancia que se inyecta daña las paredes de la vena, y promueve su cierre.

Este tratamiento es adecuado para varices pequeñas y medianas o para el tratamiento de varices más superficiales. Algunos de los efectos adversos relacionados a este método incluyen:

  • Decoloración de la piel en la región de la inyección;
  • Desarrollo de flebitis, inflamación de la vena, que asciende a alrededor de 10 de cada 100 personas que pasan por el procedimiento;

Sin embargo, así como la ablación por radiofrecuencia y la flebectomia transiluminada, la escleroterapia también reduce el riesgo de daños a los nervios y disminuye también la incidencia de hematomas.

Además, estas técnicas, que son menos invasivas, promueven una recuperación mucho más rápida que las cirugías convencionales.

La seguridad del procedimiento quirúrgico

Aunque se trata de un procedimiento quirúrgico, la cirugía de varices suele ser muy tranquila y con pocos riesgos de complicaciones y efectos secundarios. Respetando las directrices médicas en el post-operatorio, los hematomas tienden a desaparecer y su recuperación puede ser muy rápida.

Prevención de nuevas varices

El método quirúrgico no garantiza que el paciente no tenga problemas con varices. Nuevas varices pueden surgir si usted tiene pre-disposición a la condición. Por eso, es importante cambiar algunos hábitos diarios para evitar el retorno del mismo problema.

Así, evite los factores de riesgo de aparición de varices y haga actividades físicas, evite fumar, use ropa cómoda que no apretar o impidan la circulación de la sangre adecuada y mantener una dieta sana y equilibrada para evitar el exceso de peso.

Referencias adicionales:

Usted ha necesitado pasar por una cirugía de varices? De que tipo fue hecha? Tuvo un buen resultado y buena recuperación? Un comentario a continuación!

(4 votos, media: 3,00
Cirugía de Varices - Cómo Funciona y Consejos 1

Este artículo apareció primero en Salud Responde: Cirugía de Varices – Cómo Funciona y Consejos

Relacionado