Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Cinco mitos de la moda que hay que derribar

La indumentaria es una forma de expresión. A través de ella podemos mostrar al mundo un poco de nuestra identidad. Al mismo tiempo que la sociedad crea ciertos parámetros a la hora de vestirnos, buscamos distinguirnos del resto incorporando elementos que nos diferencien y hablen un poco de nuestra personalidad. Siendo los objetos más próximos al cuerpo, las prendas tienen la capacidad de comunicar la inestabilidad de la identidad humana.

El sistema de la moda plantea la idea de pertenencia. Para poder ser parte debes respetar ciertas normas construidas por la sociedad a lo largo de los años que regulan el vestir. Pero estamos en el 2020 y esta industria recibe críticas a diario para que cambien ciertos elementos normativos que ya parecen obsoletos. Si la indumentaria viene a expresar nuestra personalidad ¿Por qué se imponen reglas a la hora de vestirse?

Estas guías para pertenecer se basan en las palabras estética o estilizar. Si queres lucir atractiva dentro de la sociedad, hay ciertos mitos que debes cumplir. ¿Por qué los definimos como mitos? Esos elementos que las asesoras de imagen recomiendan que usemos para arreglarnos o tapar ciertas imperfecciones, o para que nos veamos mejor, nos llevan a tener una relación poco amable con nuestro cuerpo, y no permiten expresarnos como nos gustarían. Y si la indumentaria es una de nuestras herramientas principales de comunicación no verbal, por qué dejaríamos de usar ciertas prendas que la sociedad dice que no son apropiadas. Como dice la periodista Ferni Moreno, las reglas las debe crear uno y no el sistema de la moda.

Por eso aquí están cinco elementos de asesoría de imagen que deben ser desterrados de una vez y para siempre, así cada mujer puede desarrollar su estilo, sin pensar en la incomodidad de la mirada ajena.

El talle importa y la altura es esencial

Brenda Mato junto con otras activistas como Adriadna Huergo, Sol Cardiello y Agus Cabaleiro desarrollaron la movida Body Positive en Argentina, para promover la fabricación de prendas con diseño en todos los talles posibles. De esta manera, cada mujer pueda usar la ropa que desea. Hace décadas se instaló que ciertas prendas solo pueden ser usadas por mujeres flacas o por aquellas que midan 1.70. Pero estas mujeres están luchando por cambiar estos estándares de belleza, y mostrar que cualquier tipo de cuerpo puede usar aquellas prendas que durante años eran negadas para las personas con un cuerpo diferente al hegemónico. Quedan atrás los no puedo usar un top, o una minifalda porque me juzgarían por ello. O el no puedo usar ese tapado largo o una falda midi porque soy demasiado bajita. Como dice Ferni Moreno, la ropa se adapta a nuestro cuerpo y no al revés.

Un tono de piel lo puede determinar todo

Que si tenés la tez de un tono más oscura debés usar tonos cálidos y dorados. Que si tu piel es más bien blanca tenés que usar plateados y tonos fríos. Cuidado cuando usas blanco o negro según tu tipo de piel, ya que podría verse mal. Y ni hablar si querés usar nude. Pero gracias a los pequeños avances culturales en la sociedad, gracias a las luchas por la igualdad de derechos, diseñadores como Louboutin y Kim kardashian crearon colecciones que tienen en cuenta la variedad de pieles que existen en el mundo.

Estamos en el siglo XXI, ya es hora de dejar atrás ciertas convenciones que solo llevan a dejar atrás los gustos propios para acatar aquello que dice la sociedad. La indumentaria esta para poder ser creativo, divertirse, jugar y probar tanto colores como texturas y estampas. No hay colores que no puedas usar por tu tez o por tu tipo de cuerpo.

Según tu edad podés usar…

Iris Apfel demostró que este es uno de los tantos mitos que no tienen sentido. Según las normas, si sos joven podes usar ciertos vestidos o prendas como jeans y zapatillas. Pero con el paso de las décadas, tus atuendos deben ser más recatados. Esta mujer de ochenta años, tiene un estilo propio que la diferencia de la mayoría. En 2019 se volvió una de las modelos más solicitadas de la industria, es que logró demostrar que la moda no tiene edad y que cada persona puede usar lo que desea más allá de los años que tenga. El estilo personal no puede estar condicionado por la fecha de nacimiento. Hay que usar aquello que nos represente mental y emocionalmente.

Cuidado con lo que te pones

El estilo es algo que construimos a lo largo de los años, este proceso nos invita a jugar con las morfologías los colores y las texturas. Cuando logramos identificar aquello que nos gusta, muchas veces confrontamos con el resto de la sociedad. Si hay una prenda que realmente adoramos, no podemos dejar de usarla por opiniones ajenas. Prendas extravagantes, colores llamativos, estampas diferentes, si van con nuestra personalidad y nos sentimos brillar con ellas, no podemos dejar que el otro nos quite nuestra luz.

También ocurre con un estilo más minimalista, el uso de colores neutros o prendas sin estampas, no te hace una persona aburrida que apuesta a lo seguro. Sino que según tus ideas, tus inquietudes y tu propia noción sobre estética te lleva a optar por este tipo de prendas.

Cada persona tiene su propio estilo, por lo cual hay que evitar juzgarlo. Y si todavía no lo tenés desarrollado, no te preocupes, ya vas a encontrar tu propio camino.

Si es tendencia hay que comprarlo

El mercado se renueva constantemente gracias a las tendencias. Estas crean una urgencia y un deber de adopción o asimilación de aquel cambio. De esta manera, se imponen en cada temporada nuevas normas a las cuales hay que sumarse para no quedar fuera del grupo que está a la moda. Pero qué sucede si aquellas nuevas tendencias no van con nuestro estilo. ¿Nos quedamos afuera y no pertenecemos? Eso es un error. Como destaca Ferni Moreno, se usa aquello que yo uso. Como ejercicio personal, podemos tomar aquellas tendencias y hacerlas nuestras o no incorporarlas directamente. Porque lo que importa es que usemos aquello que nos haga sentir bien, y no solo usar algo porque lo dicta el sistema de la moda.

No nos tenemos que tirar encima todas las tendencias solo para estar a la moda. Porque de esta manera, nos estaríamos perdiendo de aquello que somos. Y en vez de nuestro cuerpo estar usando la ropa, la ropa estaría usando a nuestro cuerpo.

El estilo es una construcción que hacemos nosotros mismos, es aquello con lo que elegimos adornar a nuestro cuerpo para mostrarnos ante los demás. Por lo que no nos podemos valer de las opiniones y las normas ajenas para vestirnos. Tenemos que ser capaces de llevar las prendas que deseamos, con lo colores y texturas que deseamos, sin ser sometidos a los hábitos y creencias de otro sujeto.

C.

Relacionado