Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Chatelaine, un «complemento» perfecto del vestido victoriano.

Todo empezó porque a los vestidos de mujer no se le hacían bolsillos (o los tenían pero eran muy pequeños), pero ¿quién iba a querer bolsillos si se podía llevar todo bien sujeto al cinturón con un objeto tan bonito? Además, practicidad ante todo.

chatelaine foto

Imagen de Pinterest

La historia del Chatelaine, voz inglesa, viene de mucho antes —de cuando la señora de la casa llevaba todas las llaves (habitaciones, cofres, despensa…) colgadas a su cintura—, pero nosotros vamos a centrarnos en el siglo XIX porque fue el momento en el que se empezaron a diseñarse piezas que se convirtieron en auténticas joyas. De hecho, el término chatelaine se comenzó a usar a partir de 1828 cuando se citó en la revista de moda The World of fashion como nuevo un complemento del atuendo femenino.

chatelaine 2 fotos

Victorian Gunmetal Turquoise Lockets Snake Chatelaine – rubylane.com

 

Consistía en un broche (o gancho) que se sujetaba al cinturón, del que colgaban cadenas que servían para sujetar todo tipo de pequeños objetos. Fue popular, sobre todo, entre las mujeres trabajadoras (enfermeras, modistas…), y era tan práctico que llegó a convertirse en un objeto de uso común —podías llevar un cuaderno de notas, tu perfume, un pequeño espejo, la funda de las gafas, etc— que llegó incluso a la moda masculina, aunque ellos lo usaron para incorporar su reloj y se trataba de una cadena, generalmente terminada en una medalla, que se dejaba colgando fuera del refuerzo del chaleco.

Enlaces de interés:

 

 

Relacionado