Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Chanel Haute Couture Spring 2020

Tras la muerte de su madre cuando contaba con 11 años de edad, Coco Chanel fue enviada al convento de Aubazine, en la región francesa de Corrèze. Coco aprendió a coser de la mano de las monjas del convento, lo que más tarde se convertiría en la principal herramienta que tuvo para convertirse en una mujer independiente. Para el que más tarde fue su biógrafo, Edmonde Charles-Roux, su anhelo de la austeridad del convento se traducía en su nostalgia por todo lo blanco, simple y limpio, que aplicó en muchos de sus diseños.

Virgine Viard visitó el convento, quizás para entender un poco más de dónde sacaba inspiración la diseñadora. “A Karl no le gustaban esas cosas”, explicó Viard en el backstage, “él siempre decía: ¡Oh, es feo, feo!”, pero yo me dije a mi misma que debía hacer esto”. La visita, tal y como esperaba, resultó inspiradora, ya que reconoció que el lugar “estaba lleno de encanto”. De alguna forma, se puede trazar un paralelismo entre Coco y Virgine: Coco abandonó el convento, dejando atrás el lugar donde creció y aprendió y cuya sombra le protegió aunque también limitó, para pasar a ser una mujer madura y lograr ser una de las diseñadoras más reconocidas en la historia de la moda, y Virgine deja atrás una etapa a la sombra de su indiscutiblemente brillante mentor para tomar verdadera posesión creativa de Chanel.

El desfile fue, como viene siendo habitual, en el Grand Palais, donde esta vez se evocó el jardín del convento de Aubazine. Había bancos de piedra erosionados, y una fuente central. Con una paleta de colores limitada al blanco y negro, Viard realizó una colección sobria en la que la simplicidad tuvo un papel principal. El punto moderno y de color lo pusieron las lentejuelas cosidas en capas, partes de arriba,cuellos o puños únicamente. Todos los detalles de las prendas aportan modernidad a un diseño con base clásica y sobria.

Los trajes de chaqueta con falda, los abrigos largos y los vestidos sueltos fueron los protagonistas de la colección. 

Las mangas abullonadas, las transparencias y los bordados aportaban un toque muy romántico a la colección. Mariposas hechas con plumas, flores con lentejuelas…

Es maravilloso contemplar el camino que Viard está tomando al frente de Chanel.

Relacionado