Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

#CentenarioEncarnitaOrtega “tú reza”

Conocí a  Encarnita en Valladolid. Recuerdo que la primera vez que la vi, su presencia me llamó la atención. Era elegante, pero no sólo por su arreglo, era también su presencia, su forma de estar, de hablar. Muy señora y a la vez muy sencilla.  

María Jesús Blanco con su marido, Santiago, y sus tres nietas

Fue para mí un gran estímulo conocerla, por muchas cosas. Le gustaba mucho mi profesión, una tienda de ropa infantil. Me animaba a trabajar con ilusión, haciéndome ver la importancia de educar a los niños desde que son muy pequeños. Ahora, ya jubilada, hago ropa a mis nietas y recuerdo mis conversaciones con ella. En su libro sobre la moda, me nombra y dice en concreto que los niños ahora tienen su propio gusto y quieren elegir sus conjuntos. Es una realidad que compruebo y la tengo en cuenta. Es una buena oportunidad para intercambiar ideas con las madres y sus hijos.

Encarnita, sobre todo,  me enseñó a orar, me escuchaba con serenidad y atención, infundía paz. Me ayudo muchísimo en circunstancias importantes y eso no lo puedo olvidar.

Como ya he dicho, me supo comunicar muy bien la importancia de la oración el “tú reza” de Encarnita se me ha metido en el alma. Todo esto me hace pensar que he tenido la oportunidad de conocer a una Santa muy natural y cercana, amiga mía, que ahora me sigue ayudando.

Relacionado