Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Calzado y marroquinería: lo que estará de moda esta primavera-verano 2020

A propósito de la edición número 41 del International Footwear and Leather Show, feria que inicia mañana en Bogotá, estas son las tendencias que según la Red de Conceptos de Moda de Acicam prevalecerán para el primer semestre de este año. Fotos: IFLS

Aunque las siguientes son tendencias que se presentaron el pasado mes de agosto de 2019 en la edición 40 del International Footwear and Leather Show, feria organizada por Acicam que tiene lugar en Corferias dos veces al año, estarán vigentes este primer semestre de 2020.

Durante el evento, que tendrá lugar del 4 al 6 de febrero en Corferias, se exhibirán las inspiraciones correspondientes a la temporada otoño-invierno 2020/21.

SOCIAL-ITE:

La influencia de la vida digital ha llevado al consumidor a ser más exigente, a desear estilos de vida efímeros y perfectos que lo hagan sentir más refinado. Una evocación a la vida los famosos, manteniendo los elementos que les dan estatus, pero sin costos elevados.    

En la paleta de colores el café es el color insignia. Junto a este aparece el vainilla, el beige, el amarillo quemado, el verde oscuro y el azul real, y tres colores provenientes de otras épocas, pero renovados: verde menta, lavanda y gris claro. La idea es mezclar los tonos.

En cuanto a materiales se impone un retorno a lo natural gracias a la predominancia de pieles vegetales, arrugadas, mordidas que imitan la del elefante; cueros florantique, de aspecto liso, brillante y suave al tacto; charoles con acabado de espejo; ante, nubuck y gamuza para calzado clásico, con desgastes blancos; pieles exóticas, evolucionadas pero sofisticadas como de reptil, encerado y opaco.

Los textiles tendrán un valor agregado con bordados, estampados florales –tanto para el calzado como para la marroquinería–, y tacones anchos y cuadrados con suelas clásicas en caucho natural.

El calzado traerá de nuevo clásicos como los Mary Jane y los stilettos de tacón ancho, cuadrado o cilíndrico. Los mocasines loafer y las baletas de puntudas para las mujeres. En el caso masculino, los mocasines con borlas y los Oxford balmoral.

Las carteras tradicionales cuadradas o rectangulares como los crossbody, satchel y el baguette también cobran protagonismo.

FUNNY-TIPO:

Este grupo es el resultado de la mezcla de la palabra Funny (divertido) y el sufijo “Tipo”, que en este caso se deriva de “Fenotipo”. La mezcla anterior significa todo aquello externo a nuestro ADN, es decir cómo a través de la tecnología modificamos nuestra morfología para crear el “querer ser”; de ahí todas las aplicaciones que cambian características como el color del pelo o de los ojos. Este tipo de consumidores le apuestan a la diversión, jugando a la expectativa vs la realidad sin temor.

Un público sin reglas pero que exige exclusividad, amante de los festivales de música y arte que permiten experimentar y conocer nuevas personas y estilos. Está influenciado por el athleisure (deportivo–sofisticado) y la mezcla entre lo artístico y el estilo industrial.

Por tal motivo el calzado urbano de apariencia deportiva seguirá siendo protagonista, junto a las sandalias chunky y los derby, tanto para hombres como para mujeres. En el caso de ellas, los botines de materiales estampados también son una alternativa.

En los bolsos, los crossbody (bandoleras) reemplazarán a los canguros. En cuanto a colores, se mantienen los neón (naranja y amarillo, especialmente) y se suman los pastel fluorescente, como el verde y el rosa millennial. Como básicos, el negro y el rojo tomate.

Permanece el animal print, pero en tonos fuertes y con un desenfoque en la estampación para crear un juego visual. También se imponen las pieles y textiles con acabados tie-dye. Como accesorios, las plumas.

SUSTITUTOS:

Son consumidores que prefieren productos inspirados en los gustos de los baby boomers, es decir, de apariencia retro. Aman la realidad virtual aumentada y la inteligencia artificial, pero buscan materiales influenciados por lo natural y lo sostenible.

Sus elecciones están marcadas por la combinación de la tecnología, el medio ambiente y lo urbano, lo cual se refleja en varias tonalidades del azul, desde el royal hasta el aguamarina, los grises –cálidos y fríos– , y el negro.

Los zapatos tienen una apariencia futurista gracias a los materiales. En esta tendencia las mujeres recurrirán a los decolette, suecos y zapatos boca de pescado, elaborados en una sola pieza. Las botas y botines estarán presentes en la primavera-verano en materiales ligeros y perforados. En los hombres, las botas de apariencia deportiva y outdoor se convertirán en infaltables.

Con respecto a los materiales, reinan los suaves y mórbidos que invitan al tacto, las texturas doble faz, las combinaciones bicolor, las pieles y las microfibras o espumas, así como los tacones y suelas transparentes y ligeras, y los cordones gruesos y satinados.

AUTODEFICIENTES:

Este grupo está inspirado en un público consciente de sus raíces y de su entorno, que ama destacar su identidad local con valores agregados. Tienden a querer contar a través de redes sociales de dónde vienen y a mostrar todo aquello que entre dentro de lo “tradicional” o autóctono.

La paleta de colores es muy local, iniciando con el blanco –un color que en Colombia es básico–, seguido por el hueso, el verde hoja, el negro, el tierra, el rojo tomate, el azul bandera, el violeta y el rosa violáceo, presentes en pieles grasas, tejido de punto y fibras naturales.

En esta inspiración renacen los tejidos de urdimbre y de punto aplicados a la marroquinería, en especial a carteras tipo shopping, los tote y los hobo. En el calzado, se observan principalmente sandalias planas, con tejidos y de amarrar. Para los más sofisticados derby y blucher.

Relacionado