Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Cada cuánto debo bañar a mi perro?

Hoy en día la mayoría de perros viven dentro de nuestras casas y muchos se suben al sofá o incluso a nuestras camas. Hemos de ser conscientes de que están sucios de la contaminación, de jugar en el parque… y a todos los dueños nos surge la duda de si bañar a menudo a nuestro amigo es malo por aquello de la “capa protectora” de la piel.

El desconocimiento hace que muchos gente piense que esto es así pero, desde que a principios del siglo XX se descubrió el jabón de lagarto, la cosmética canina ha evolucionado al igual que la humana.

En el siglo XXI existe un montón de cosmética especial para todo tipo de perros: especiales para mantos de colores, para pelo largo, corto, rizado, con volumen, con caída…

Lo que nos debe preocupar no es cada cuánto debo bañar a mi perro, sino qué cosmética utilizo y sobre todo realizar un buen secado y mantener el manto sin nudos.

El jabón de nuestras abuelas se hacía con sosa cáustica. La sosa cáustica es abrasiva y mata las bacterias malas ayudando a la cicatrización de heridas, pero, por desgracia, también mata las bacterias buenas que todos tenemos en la piel provocando descamación y alterando la capa hidrolipídica, que es la barrera protectora que tenemos los animales. La consecuencia será un pelo seco, sin brillo, castigado. Lo mismo ocurrirá si usamos fairy o cualquier jabón no apto para animales.

Cosmética animal

El pH es un factor muy importante. Los perros no tienen el mismo pH que los humanos, por eso también es un error utilizar cosmética humana. El ph en cualquier ser vivo varía según la zona del cuerpo que miremos, pero se hace una media. El pH de los perros está entre el 6.5 y 7.5. Si el champú que has comprado tiene un pH diferente o ni siquiera viene especificado en el bote, mi consejo es que desconfíes.

Si ya tenemos un champú con pH adecuado, es momento de conocer las necesidades específicas de su pelo y su piel. Lo más importante es conservar una correcta hidratación y nutrición de la piel, ya que una piel sana es sinónimo de un pelo sano y brillante.

Los champús potenciadores del color son muy agresivos y deshidratan mucho la piel y el pelo, es imprescindible una hidratación profunda después de su uso. Por ello no aconsejo su uso en casa.

Frecuencia del baño

Ya hemos llegado a la pregunta inicial de este artículo. Pero era imprescindible empezar explicando el porque de esta duda tan generalizada y algunas nociones básicas sobre la piel.

Los humanos nos duchamos a diario, o así debería de ser, y no tenemos ningún problema ya que usamos la cosmética adecuada. Pues en los perros pasa igual. Su capa hidrolipídica se regenera cada 24h.

Con esto no quiero decir que debamos bañarlo todos los días sino que si el perro lo necesita, se puede bañar sin problemas cada 4 días, cada semana, cada 15 días, cada mes… Es más, en el caso de piel gravemente dañada, los baños terapéuticos son más efectivos cuanto más frecuentes sean.

Lo más normal es que los perros pequeños con el pelo largo sean los que más se ensucien y necesiten bañarse cada semana o 15 días, mientras que los perros grandes y de pelo corto pueden aguantar hasta tres meses, siempre con buenos cepillados entre baños, ya que son perros que no retienen tanta suciedad.

Siempre cabe la posibilidad de que tengamos en casa al típico “guarrete” que le encante rebozarse en los charcos de barro o cualquier cosa maloliente, entonces no aguantaría ni siguiera seguramente ni un día limpio. En estos casos ya no tenemos que tener miedo a bañarle, ahora que tenemos el champú adecuado en casa o una peluquería de confianza.

Al contrario de lo que se cuenta, los perros de doble capa, como los nórdicos, no deben tardar más de mes y medio en acudir a peluquería para mantener la piel libre de toda la muda que en casa no podemos quitar.

Un pelo mal cuidado tiene tendencia a enredarse más fácilmente. Los perros de pelo largo se mantienen mucho mejor si se les realiza baños frecuentes para ayudar a quitar mejor los nudos que pueda tener.

Otro punto importante son los perros con pieles atópicas, sensibles, alérgicos… en los que resulta imprescindible mantener la higiene porque la suciedad agrava su problema de piel. Estos perritos necesitan usar una cosmética más especializada para evitar un empeoramiento de los síntomas en la piel. Incluso en brotes fuertes, se debe realizar una bañoterapia de choque que podría pautarse si fuera necesario baños diarios. El veterinario será quién valore el mejor tratamiento ya que hay que averiguar cuál es la causa del problema.

En este artículo hemos aprendido que la utilización de cosmética adecuada ayuda a que la regeneración de la capa hidrolipídica de la piel se realice en un máximo de 24 horas, que la utilización de productos inadecuados castiga la piel, tanto exterior como interiormente y que por ello la glándula encargada de regenerar la protección de la piel se descontrola produciendo seborreas y obteniendo una piel con descamación y/o con mal olor.

Relacionado