Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Belfry, un proyecto de unión entre el pasado y el presente

La marca nos ofrece accesorios artesanales de piel para el día a día elaborados bajo el concepto del slow fashion

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿A dónde vamos? Muchos de nosotros nos hemos hecho estas preguntas en algún momento de nuestras vidas. Esto fue lo que le pasó a Antonio Tormo Sáez-Merino, un joven valenciano, que quería poner en marcha un proyecto que le permitiera encontrar el punto de unión entre su pasado y su presente y que hizo realidad empezando de una manera muy casual.

Era una tarde de verano y Antonio, nuestro protagonista, estaba buscando tesoros en la casa de su familia, dedicada a la fabricación tradicional de campanas. En un viejo baúl, encontró una libreta llena de anotaciones sobre las peculiaridades de las campanas, sus nombres y fotografías de artesanos y trabajadores. Pero no fue eso lo que le llamó la atención, del objeto que finalmente le regaló su abuelo, sino el cuero con el que estaba forrada. Nada más tocarlo sintió la suavidad del contacto de la piel con la piel sintiendo que el objeto tenía magia. Antonio quería que esa magia que él había sentido, la pudieran experimentar los demás, pero, ¿cómo?

De este modo, en el año 2013, nació Belfry, una marca de complementos de cuero pensados para puedas gestionar y organizar lo extraordinario de tú día  a día, uniendo una larga tradición familiar vinculada a la moda con, conceptos recuperados de la vieja fábrica como  son la fabricación limitada de los productos, con diseños únicos y con un material natural y noble que garantiza la durabilidad.

Para la fabricación de sus artículos, proceso llevado a cabo en nuestro país en ciudades que van desde Ubrique, a Castellón, Alicante y Valencia, utilizan siempre vacuno español de primera calidad, así como tejidos confeccionados en territorio nacional. Este trabajo se realiza siempre bajo el concepto de slow fashion lo que garantiza, tal y como nos cuentan desde la marca “que todos los materiales se seleccionen con el mayor cuidado y buscando continuamente la mejora de cada diseño. Además, los artesano se involucran directamente en el proceso de producción haciendo de cada producto una pieza completamente única”.

Las carteras y tarjeteros Salvador y Pequenya, que no han cambiado desde el primer día, fueron sus primeros productos. A estos debemos añadirles otros modelos como The Rei, las fundas para cascos The Abat, calzado, bolsos, mochilas, organizadores, portafolios y fundas para móviles.

Belfry es una marca muy conocida fuera de nuestra fronteras, desde la marca nos cuentan que EEUU es el país donde más venden “trabajamos con unos distribuidores de productos handmade en Europa. Fuera de nuestras fronteras, se valora más el producto hecho en España que dentro”.

Además de en su página web, podemos encontrar sus productos en la sastrería Carlos Font de Valencia, los cuales podemos personalizar, uno de los puntos fuertes del negocio “damos la opción al cliente a añadir iniciales o iconos en distintos colores. Se pueden encontrar en nuestra web en el apartado mybelfry”

Al adquirir alguno de sus productos, no solo apoyamos a una marca que apuesta por la accesibilidad reduciendo sobrantes del proceso de fabricación y apoyando el trabajo de artesanos de toda la vida. La marca es un proyecto mucho más amplio que recoge la idea Rescata tu herencia que surgió para ayudar a personas que como Antonio quieran recuperar una tradición, parte de un legado o una forma de entender el trabajo y la producción.

Belfry está abierta a colaborar con emprendedores y otras marcas que apuestan por recuperar herencias y la producción sostenible, para al echar un vistazo al pasado y mirar al futuro con seguridad y optimismo.

Relacionado