Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Así es como el Little Black Dress hizo historia

«Por supuesto, el negro que puede parecer muy económico también puede ser, por el contrario, muy caro. Y, sin embargo, el vestido más distinguido, el vestido más transformador que puede ser usado por cualquier mujer en cualquier ocasión es sin duda un vestido negro» (La Mode Paris, 1885).

Hablar del pequeño vestido negro o Little black dress es referirnos a uno de los íconos de la moda que han tenido gran relevancia con el paso de los años y que son un reflejo de la época y sus valores. Se piensa que este concepto surgió por primera vez en 1926 con Gabrielle “Coco” Chanel, referida por la revista Vogue como una pieza de moda vanguardista.

Coco Chanel

Se considera que fue la célebre diseñadora quien trasladó el significado del negro como un color de luto a un símbolo de elegancia y poder, aunque en realidad esa asociación ha existido desde mucho tiempo antes. Abundan los ejemplos desde personajes de poder como Anna Karenina, o el mismísimo príncipe de las tinieblas, ambos asociados con ciertas nociones de muerte pero también de poder y erotismo.

Anna Karenina (2012)

Robin Givhan, periodista de moda, señala que una mujer en un pequeño vestido negro no se ve estancada en el papel de un pavo real, más bien se ve como un ser misterioso y seductor en una manera elegante y sutil.

Entre los vestidos negros que destacan en la historia se encuentran los diseños de Balenciaga, inspirados en los vestuarios flamencos y españoles, describiendo su color como un negro oscuro como una noche sin estrellas.

No se puede dejar de mencionar uno de los aportes más importantes de Givenchy, el vestido de Holly Golightly, interpretada por Audrey Hepburn en la película de 1961 “Desayuno en Tiffany´s”. Si bien, él no fue el primero en descubrir el significado del vestido negro, pero agregó a su tiempo una noción de la moda cosmopolita que representaba el punto de equilibrio exacto entre glamour y urbanidad.

Breakfast at Tiffany´s (1961)

Alrededor de los mismos años, el color negro también había pasado a ser el color por excelencia de los beatniks, todos los artistas, escritores, poetas y músicos bohemios que representaban la contracultura durante los años sesenta. El negro es también un color que connota arte.

Martha Graham

El vestido negro regresó a sus orígenes, abundando en la sexualización a través de la prenda. El 24 de octubre de 1977 Karl Lagerfeld mandó invitaciones para una fiesta en las que el código de vestir era “negro trágico absolutamente mandatorio”, un evento en el que se cree que predominaba una atmósfera sexual y prendas de cuero negro.

Londinenses punk en la década de los setenta

En la década de los ochenta, principalmente en Londres predominó el punk; la capa de sentido que adquirió el negro fue criminalidad, anarquía y poder. La escena británica vería una década después como el color negro se vuelve un color que grita empoderamiento, independencia y por supuesto venganza, se trata del icónico diseño de Christina Stambolian, usado por Diana de Gales el día que el príncipe Carlos hizo público su amorío con Camilla Parker Bowles.

Diana de Gales (1994)

Podemos decir que el vestido negro es un elemento poderoso y que puede ser usado en una gran variedad de circunstancias. Christian Dior alguna vez dijo sobre el vestido negro, tal como muchos otros diseñadores han apuntado “ el color negro es atractivo para los diseñadores porque una vez que quitas el color puedes concentrarte en la silueta, la textura y otros aspectos del vestido, tal como lo harías con el dibujo lineal para un artista en lugar del color.”

Estos son algunos de nuestros little black dresses favoritos:

Relacionado