Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

ARTÍCULO | El low cost nos sale caro

Con el paso de los años, el consumo de moda tiende a encuadrarse dentro del low cost y dejan atrás a la moda prèt a porter o, lo que es lo mismo, las prendas producidas por los diseñadores según la demanda. Esto se ha quedado únicamente para ciertas marcas de lujo exclusivas. Diseñadores como Victorio & Lucchino se han quedado atrás, mientras que la expansión de Amancio Ortega es cada vez mayor. Pero, ¿hasta qué punto nos beneficia el crecimiento del consumo low cost?

A pesar de que el precio de venta sea notablemente menor, no es una forma de producción adecuada. ¿De dónde sale el precio de venta más bajo? Pues de una mano de obra barata, que a su vez viene de los países subdesarrollados. Para ser más concreta, la mano de obra son principalmente los niños pobres. No podemos seguir mirando a otro lado mientras en otras partes del mundo se está explotando a niños para que nos podamos poner la ropa que hoy llevamos puesta. No somos conscientes, o no queremos serlo, de la explotación infantil que hay detrás de las grandes superficies textiles. Pero la cuestión no queda aquí. Además, la calidad deja mucho que desear.  La mano de obra es muy barata, pero en los materiales que utilizan también buscan los costes más bajos, lo que trae consigo una muy baja calidad

Los empresarios solo miran por su bolsillo sin tener en cuenta los intereses y las necesidades de los consumidores. Estamos en una sociedad de cambio constante, la cual prefiere renovar el armario cada año antes de comprar productos de calidad. Realmente, esto ha sido marcado por las grandes empresas y por la sociedad capitalista en la que estamos inmersos. Ellos son los que, como a los niños pequeños, nos enseñan a andar y a escoger un camino u otro, llevándonos siempre por el camino donde está el lobo. Todo esto también tiene sus consecuencias en el medio ambiente, que se va deteriorando día tras día. El grupo Inditex se ha expandido tanto que la mayoría de tiendas que están de moda pertenecen a este grupo y gran parte los ciudadanos compran allí. Si no compras en ninguna tienda de la compañía, tampoco tendrás el visto de la sociedad, serás un bicho raro. Como consecuencia, la sociedad actual parece sacada de un videojuego, donde todos van igual vestidos y peinados.

La moda low cost solo trae connotaciones negativas para nuestro mundo, incita al consumo compulsivo en una sociedad de “lujos”, mientras otros hacen nuestras camisetas, calcetines… luchando para poder sobrevivir. O le paramos los pies a esta forma de consumo, o el mundo nos los parará a nosotros. 

Relacionado