Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Arte y Moda: y fueron felices y comieron perdices

VÍCTOR CASALES. Pamplona.- He unido a una experta de la moda en España y otra experta de la moda en Reino Unido y ha salido un reportaje con diferentes puntos de vista, diferentes contextos, pero una misma opinión: la moda y el arte viven juntas.

Por una parte, Ana Balda (AB), una referente en lo que a la moda se refiere en la Universidad de Navarra, investigadora de historia de la moda y experta en la figura de Balenciaga.

Por otra parte, Victoria Haddock (VH), historiadora de vestimenta y diseño, apasionada por el vestuario cinematográfico y Coordinadora de The Costume Society Ambassadors

¡Comenzamos!

¿Es la moda un arte?

AB: Es la eterna pregunta que tiene que ver con la otra gran pregunta: ¿Qué es el arte? Desde comienzos del siglo XX, con todo el cambio en el concepto de arte derivado de Duchamp (y su famoso urinario), los límites entre artes mayores y menores (aplicadas) quedaron muy difusos. Hoy, la pregunta es: ¿Qué no es arte? Si nos ceñimos a cómo se aborda el asunto en el mundo de la moda, la mayor parte de los modistos de renombre han considerado que la moda no es un arte equiparable a la pintura, por ejemplo, y que es, sobre todo, un negocio. Sin embargo, es evidente, que hacen falta enormes dosis de creatividad para dedicarse a diseñar 6-8 colecciones al año, y seguir teniendo ideas. Diría que efectivamente, la moda no es un arte (mayor, en el concepto tradicional o clásico del término), pero es innegable que hay que ser un artista para desarrollarla.

VH: Yo diría que sí. La definición de arte es ‘la expresión o aplicación de la habilidad creativa e imaginación humana, típicamente en un aspecto visual, produciendo obras para ser apreciadas principalmente por su belleza o poder emocional’. El diseño de moda, especialmente la alta costura, se ajusta a esta definición, ya que es un proceso creativo. Es interesante que la mayoría de los diseñadores dibujen, un tipo de arte, para diseñar.

¿Crees que la moda y la pintura tienen, de alguna manera, una relación de dependencia?

AB: No diría que exista entre ambas disciplinas una relación de dependencia. Algunos diseñadores reconocen no ir a los museos, o lo han reconocido hasta hace bien poco. Pero es obvio que tienen alguna relación. Son dos mundos visuales, en los que uno de los protagonistas fundamentales en ambos campos, es el color. Y parece más fácil fomentar la creatividad y tener ideas después de pasear por una pinacoteca. La historia del arte ha influido mucho en colecciones de moda en modistos clave de la historia como Poiret, Schiaparelli o Yves Saint Laurent, destacados por sus colecciones coloristas. Pero también la naturaleza y la fotografía han influido de manera considerable. Y la economía, diría que lo que más. Ahí sí que hay una relación de dependencia directa. La moda, de la economía. El minimalismo y las tendencias de colores neutros nacen, sobre todo, de momentos de crisis y austeridad.

VH: Creo que la pintura y la moda sí tienen una estrecha relación. Muchos artistas y diseñadores se han inspirado mutuamente, y algunos también se han pasado a los roles de los demás en el pasado.

La historia del arte ha influido mucho en colecciones de moda (…) y la economía, diría que lo que más. Ahí sí que hay una relación de dependencia directa. La moda, de la economía

Ana Balda

¿En qué época la moda ha estado más influenciada por el arte?

AB: La época más fructífera de la moda ha sido el siglo XX, que ha sido al mismo tiempo, un siglo de grandes cambios en el mundo del arte. No tenemos que olvidar que la gran moda y las tendencias del siglo han estado originadas en París y que París fue el centro de las vanguardias del arte desde finales del siglo XIX hasta la II Guerra Mundial. Las innovaciones de Poiret, Chanel o Schiaparelli, por citar algunos ejemplos, no pueden explicarse sin el influjo del cubismo, del Fauvismo o del Surrealismo.

VH: Tengo que decir que la década de 1790 vio el surgimiento de la vestimenta neoclásica inspirada en pinturas de jarrones y estatuas de la antigua Grecia y Roma.

Embed from Getty Images

La mujer de Paul Poiret llevando uno de los diseños de su marido/ La propia Coco Chanel con una típica chaqueta y falda Chanel/ Elsa SCHIAPARELLI ajustando un vestido a una modelo en su tienda de París

Embed from Getty Images

Vestimenta neoclásica de la década de 1790

 El hecho de que los diseñadores vivieran al mismo tiempo que algunos pintores, ¿influyó en el trabajo de muchos diseñadores?

AB: La presencia cercana del arte y sus artistas, tener una creatividad efervescente en un ámbito no tan grande, como era el París de comienzos del siglo XX, influyó innegablemente en el impulso creativo de los modistos que trabajaban en el ámbito de la alta costura francesa. Mucho del nivel tan grande de innovación en la moda de ese momento, se explica por ese aire de de creación permanente que se respiraba en la ciudad de París. Que París esté considerada como la capital de la innovación en la moda, se debe mucho a ese ambiente tan creativo que se respiraba en la capital francesa en ese período.

VH: Sí, y creo que el Ballet Russes es un gran ejemplo de esta sinergia entre artistas y diseñadores. Léon Baskt era artista pero también diseñó trajes de ballet para la compañía. También hay algunas prendas maravillosas diseñadas por Claire McCardell en la década de 1950 que utilizan telas diseñadas por Picasso.

Embed from Getty Images

Bailarines del Ballet Ruso con unos diseños del pintor surrealista italiano, Giorgio Chirico/ Bailarines del Ballet Ruso con unos diseños de Pablo Picasso

¿Qué opina de las colaboraciones de las casas de moda con pintores? ¿Es una buena manera de traer el arte al público más joven?

AB: Todo lo que signifique crear sinergias entre el campo de la moda y el del arte, seguro que se traduce en más ideas, y más creatividad. Eso es bueno para ambos campos, para la moda como fuente de ideas, y para el arte, permite su divulgación siempre que se explique que determinadas piezas o colecciones de moda, tienen su origen en esa colaboración.

Pero me atrevería a decir que si se establecieran sinergias con la literatura, por ejemplo, también sería una relación fructífera. Pocas cosas en las que la imaginación trabaje tanto que leyendo un libro. Personalmente, fomentaría los clubs de lectura entre los diseñadores y sus equipos. La literatura deja amplio campo a la imaginación. El mismo vestido blanco de una determinada escena de un libro, puede ser infinitos vestidos blancos. Vaya conversación tan sugerente ésa, en la que cada miembro de un equipo de diseño tuviera que describir el vestido blanco imaginado en detalle. Creo que la lectura es un ejercicio muy potente para fomentar la creatividad.

Fomentaría los clubs de lectura entre los diseñadores y sus equipos. La literatura deja amplio campo a la imaginación. El mismo vestido blanco de una determinada escena de un libro, puede ser infinitos vestidos blancos

Ana Balda

VH: Creo que todo depende del artista y del tipo de arte. La colaboración de Louis Vuitton x Jeff Koons fue criticada como un consumo de élite de obras maestras de arte, por artistas que pueden haberse opuesto a que su arte se usara en artículos de lujo que solo unos pocos podían pagar. Por otro lado, colaboraciones como Dior Lady Art han ayudado a promover artistas emergentes.

Una de mis colaboraciones favoritas fue la Colección Jean-Charles de Castelbajac Otoño / Invierno 2011-2012 que utilizó la obra de Man Ray. Me gustó que el diseñador mantuviera el tema surrealista del artista con sus diseños. Creo que puede ser una forma de llevar el arte a un público más joven, si se hace bien y con simpatía.

Embed from Getty Images

Colaboración Louis Vuitton x Jeff Koons / Jean-Charles de Castelbajac Otoño / Invierno 2011-2012

Ana Balda y Victoria Haddock lo han dejado muy claro con sus opiniones: La moda y el arte son esas dos amigas que van de la mano y que siempre estarán la una para la otra.

Relacionado