Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Armani, más allá de la moda

La verdad es que cada que escuchaba hablar sobre Armani, a mi mente siempre venían dos cosas: Italia y las múltiples marcas relacionadas a su nombre. Ambas percepciones son reales. Giorgio Armani nació en Plasencia Italia en el año de 1934 y actualmente tiene 12 marcas. Pero el Emporio que tiene hoy, llegó de una manera diferente a la de muchos diseñadores. La realidad es que él nunca recibió una formación oficial en moda.

Él inició estudiando medicina en la Universidad de Milán, afortunadamente solo duró 3 años estudiando dicha carrera, pero eso le dio los conocimientos necesarios para entender e interesarse por la anatomía humana. Su conocimiento por la moda vino tiempo después, gracias a sus primeros trabajos que tuvo en el sector. Uno de ellos fue cuando entró de comprador para los almacenes exclusivos “La Rinascente” y después cuando trabajó como diseñador para el fabricante de tejidos Nino Cerruti.

Pero no fue hasta los 46 años de edad, cuando por fin decidió lanzar su marca en Milán y su primera colección de moda masculina. Su gran creación: el traje desestructurado.

La diferencia entre el traje “no desestructurado”, es que el que se usaba era demasiado rígido y no daba mucha libertad de movimiento, además de que era más pesado. Por lo tanto, Armani vio ahí una oportunidad en aportar a la indumentaria masculina un traje con un corte más relajado y que además diera forma al cuerpo del hombre, ya que iba ligeramente más pegado a la cintura. El mismo año que lanzó este traje, su hermana lo convenció de crear uno para mujeres. Cabe destacar que en esa época (los 70’s) muchas mujeres empezaban a participar en el ámbito laboral.

De hecho, la vestimenta de la mujer empezó a cambiar. El estilo que se llevaban era el “power dressing” o “power suit”, en el que uno de sus principales rasgos era imponer respeto y autoridad a través de prendas como sacos y pantalones. De hecho, el concepto como tal de “power dressing” viene del libro “Dress for success” de John T. Molloy en 1975 y The women’s dress for success en 1980.

Así que Armani ahí vio otra oportunidad y le dio a la mujer un traje mucho más llamativo, pues había agregado aún más volumen en los hombros, dando un toque aún más autoritario. No obstante, el verdadero éxito de Armani llegó en 1980, cuando el actor Richard Gere utilizó más de 30 trajes del diseñador para la película American Gigoló.

Actualmente sus looks siguen siendo vistos en muchas pasarelas, ha vestido a personajes como Lady Gaga, Leonardo Di Caprio en El Lobo de Wallstreet, Rihanna, Kate Moss e incluso a personas en la realeza como a la princesa de Mónaco, Charlene. En cada una de sus creaciones siempre ha intentado conservar ese toque minimalista y sobrio que lo caracteriza.

Lo más impresionante de Giorgio, es que con los años ha diversificado su marca, no solo creando líneas con precios mas accesibles y para diferentes públicos, sino que ha visto la moda como algo que va más allá de los vestidos, trajes y zapatos. Ha creado hoteles, cafeterías y tiendas de decoración con su nombre. En pocas palabras ha creado un Emporio.

Relacionado