Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Algo más que moda, un movimiento cultural

Fotografía: Riley Franzke

La cultura streetwear se apodera de la industria de la moda y marca el ritmo de las grandes firmas del mundo

Por Juan Antonio Marín

Durante la época de los ochenta y noventa, diversos grupos juveniles de distintas ciudades del mundo comenzaron a influenciarse por la música y el arte a través de su estilo y su cultura. Se trataba, sin saberlo, de un nuevo movimiento cultural llevado a cabo por jóvenes de zonas urbanas pertenecientes a culturas como el skateboard, el hip- hop, el punk, el surf, el grafiti, etc.

A través de estos, y su visión de la moda, nace lo que se conoce hoy en día dentro de la industria de la moda como cultura streetwear. Nace así, un movimiento cuyo objetivo es una moda sin artificios, que antepone la funcionalidad y comodidad de las prendas pero sin olvidar el lujo y el estilo. 

La primera marca que marcaría el concepto de streetwear dentro de la industria de la moda es Stussy. Creada por el surfista Shawn Stussy, quien a modo de marketing decide vender camisetas y sudaderas con su firma estampada. Dicho producto comenzó a ser utilizado por diversas personalidades como raperos, etc. Los cuales convertían las prendas en algo exclusivo, inalcanzable. Formando así, el concepto de streetwear.

Si bien Stussy o Supreme podrían considerarse pioneras del concepto streetweaar, Kim Jones podríamos considerarlo el propulsor de la cultura dentro de la alta costura. El británico consiguió hacerse con el puesto de director creativo de la línea masculina de Louis Vuitton en 2011, donde comenzaría a incorporar motivos streetwear y realizar colaboraciones exitosas, como con Supreme. En 2018, Jones abandona Vuitton para ocuparse de la dirección creativa de la línea masculina de Dior. Un cargo que compagina en la actualidad con la dirección creativa de la línea femenina de Fendi. Desde que Kim Jone entro a formar parte de la alta costura consigo revolucionar de nuevo la cultura streetwear, haciendo lo que más le gustaba, fusionar dos cosas totalmente diferentes.

Las redes sociales y su influencia en la sociedad a hecho que el movimiento haya ganado fuerza en los últimos años. Creando incluso hasta nuevos conceptos dentro del movimiento como, Hypebeats. Se llama así, a aquellos coleccionistas de productos que miden el impacto que estos tendrán en redes y se hacen con ellos. En este momento se deja atrás cualquier tipo de gusto o calidad del producto. Se centran en el impacto y la exclusividad de este y su objetivo es hacerse con él. Al fin y al cabo, se trata de un nicho de mercado capaz de generar miles de millones de euros al año. Diversas marcas dentro del sector del lujo, a pesar de su disparidad con la imagen de la marca, han comenzado a crear productos para este tipo de público. Productos que miles de jóvenes están dispuestos a pagar debido a lo que estos significan, un medio con el que encajar dentro de su núcleo urbano y fuera de él.

Relacionado

Algo más que moda, un movimiento cultural

Fotografía: Riley Franzke

La cultura streetwear se apodera de la industria de la moda y marca el ritmo de las grandes firmas del mundo

Por Juan Antonio Marín

Durante la época de los ochenta y noventa, diversos grupos juveniles de distintas ciudades del mundo comenzaron a influenciarse por la música y el arte a través de su estilo y su cultura. Se trataba, sin saberlo, de un nuevo movimiento cultural llevado a cabo por jóvenes de zonas urbanas pertenecientes a culturas como el skateboard, el hip- hop, el punk, el surf, el grafiti, etc.

A través de estos, y su visión de la moda, nace lo que se conoce hoy en día dentro de la industria de la moda como cultura streetwear. Nace así, un movimiento cuyo objetivo es una moda sin artificios, que antepone la funcionalidad y comodidad de las prendas pero sin olvidar el lujo y el estilo. 

La primera marca que marcaría el concepto de streetwear dentro de la industria de la moda es Stussy. Creada por el surfista Shawn Stussy, quien a modo de marketing decide vender camisetas y sudaderas con su firma estampada. Dicho producto comenzó a ser utilizado por diversas personalidades como raperos, etc. Los cuales convertían las prendas en algo exclusivo, inalcanzable. Formando así, el concepto de streetwear.

Si bien Stussy o Supreme podrían considerarse pioneras del concepto streetweaar, Kim Jones podríamos considerarlo el propulsor de la cultura dentro de la alta costura. El británico consiguió hacerse con el puesto de director creativo de la línea masculina de Louis Vuitton en 2011, donde comenzaría a incorporar motivos streetwear y realizar colaboraciones exitosas, como con Supreme. En 2018, Jones abandona Vuitton para ocuparse de la dirección creativa de la línea masculina de Dior. Un cargo que compagina en la actualidad con la dirección creativa de la línea femenina de Fendi. Desde que Kim Jone entro a formar parte de la alta costura consigo revolucionar de nuevo la cultura streetwear, haciendo lo que más le gustaba, fusionar dos cosas totalmente diferentes.

Las redes sociales y su influencia en la sociedad a hecho que el movimiento haya ganado fuerza en los últimos años. Creando incluso hasta nuevos conceptos dentro del movimiento como, Hypebeats. Se llama así, a aquellos coleccionistas de productos que miden el impacto que estos tendrán en redes y se hacen con ellos. En este momento se deja atrás cualquier tipo de gusto o calidad del producto. Se centran en el impacto y la exclusividad de este y su objetivo es hacerse con él. Al fin y al cabo, se trata de un nicho de mercado capaz de generar miles de millones de euros al año. Diversas marcas dentro del sector del lujo, a pesar de su disparidad con la imagen de la marca, han comenzado a crear productos para este tipo de público. Productos que miles de jóvenes están dispuestos a pagar debido a lo que estos significan, un medio con el que encajar dentro de su núcleo urbano y fuera de él.

Relacionado