Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Alado y Punto Blanco, una alianza que rinde homenaje al río

Ambas firmas unieron sus sensibilidades para crear una cápsula de prendas femeninas inspirada en esta fuente de vida y en las comunidades que tejen su día a día con ella. 

El estilo de diseño de Alado no deja de sorprenderme. Adoro su mezcla nostálgica de arte y trabajo artesanal, y cada día admiro más a su dupla creativa, Andrés Restrepo y Alejandro González, y su juiciosa labor de rescate de técnicas en desuso o en vía de extinción. 

Por sus publicaciones en Instagram me enamoré de la colección #ElRío. De ella resalto sus siluetas y accesorios fluidos, los estampados inspirados en los mapas que muestran la riqueza hidrográfica de Colombia y su homenaje a los personajes que basan su día a día en este afluente de vida: lavanderas, pescadores, navegantes, bañistas y mineros. 

Ahora, la firma antioqueña, que se ha dedicado al rescate de las técnicas ancestrales de su región, presenta una cápsula derivada de esta colección, creada en colaboración con Punto Blanco. “Siendo artistas plásticos de profesión, esta dupla es capaz de convertir esa inspiración en detalles poderosos como ilustraciones a mano, fotografías plasmadas sobre las prendas y poemas que le dan al río un nuevo sentido”, aseguró Cindy Medina, directora de Branding de la marca. 

En el proceso creativo, Andrés y Alejandro trabajaron junto al escritor Camilo Oliveros, que hizo fluir el río en poemas, cuyos fragmentos se narran sobre los bolsillos y los estampados frontales de algunas prendas. 

En la travesía por ríos como el Atrato, el Tasidó y el Penderisco, los diseñadores trabajaron la inspiración de las siluetas e ilustraron a mano el patrón de plantas y caracoles que recorre uno de los vestidos insignia. 

La cápsula incluye maxivestidos, túnicas tejidas, camisas de forma cuadrada, jeans y camisetas, con siluetas fluidas y una paleta de color versátil que pasa por los tonos arena y crudos con acentos en rosa y rojo frambuesa. Algunas de las prendas están elaboradas con textiles que tienen un menor impacto ambiental, como lino y algodón reciclado, o cuentan con estampados que consumen menos agua, procesos alineados con la iniciativa con-siente de Punto Blanco. 

Una de las piezas más importantes de la colección es una bolsa de tela estampada con serigrafía artesanal y adornada con “quitapesares”, pequeñas piezas hechas a mano por las Tejedoras por la Memoria de Sonsón, mujeres víctimas del conflicto armado que, a través del tejido, reescriben su historia. 

Como es tradición en varios pueblos de Latinoamérica, los “quitapesares” son figuras que escuchan los miedos y problemas para ahuyentarlos. “En esta bolsa de tela, sirven como amuletos para que siempre cargues esperanza contigo”, dijo Andrés Restrepo. La forma de la bolsa reinterpreta el estilo de una mochila utilizada por los habitantes de Sonsón y está fabricada de algodón y plástico reciclado. 

“Del páramo al mar hacemos un recorrido por nuestras experiencias. Un diario de viaje por los recorridos del agua, dando vida a El Río, que, más que un lugar, es un estado del alma: el punto de encuentro entre seres de aquí y de allá”, concluyó el diseñador. 

Relacionado