Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

Acerca de sus actividades por fuera de la literatura

El diablo rengo -que en el fondo no es un diablo malo- recibió del señor Jean Cocteau, en respuesta a su eco titulado “Estilo de costurero”, la espiritual y encantadora carta que tenemos aquí:

Señor diablo:

Habiendo escrito Stendhal “Adoro un bello vestido, es mi voluptuosidad”, no me da vergüenza en absoluto el reconocer mi placer cuando aparecieron las primeras invenciones de Paul Poiret. ¡Alegrías de infancia! ¡Incluso ignoro este baile y mis fiestas de campiña son árboles, hierba, geranios y agua!

Pido que se me deje con mi soledad, trabajo con todo mi corazón y suplico que se callen sobre mi persona hasta el día en el que les dé algo.

Si los “cortes” de Gil Blas me enojaran no sería nada, pero me entristecen y no soy lo suficientemente prominente para que mis tristezas hagan reír.

No salí de mi “negro” más que para aplaudir a admirables artistas y, si los pinté en afiches, es porque ellos me hicieron el honor de pedírmelo, que tengo necesidad de ganarme la vida y que es por fuera de la literatura.

Los saludo con la calma cordial de los que están en convalecencia de las fiebres parisinas.

JEAN COCTEAU

P.D.: Una cabalgata de moscas me parece grave. Eso sería dejarme conducir hacia miles de personas a las que les temo.

Relacionado