Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

¿A que temperatura hay que degustar los quesos?

¿Directamente de la nevera para que no se derrita? ¿A temperatura ambiente? ¿No importa?

Sé que esta es una pregunta que os hacéis mucho. Tanto como a qué temperatura hay que tomar un buen tinto o a cuál un blanco. Aunque luego a cada uno le gusta de un modo y empiezan las discusiones, por ejemplo, entre cuñados en la cena de Nochebuena. Así que para que haya paz en torno al queso, os doy algunas recomendaciones.

Lo primero: la conservación de los quesos cuando llegan a casa. La mejor manera de conservar los quesos es en el frigorífico y la mejor parte, allí donde guardamos las verduras. Si tenéis alguna quesera, mejor que mejor. Las hay de Tupperware, por ejemplo, que van de maravilla. Evitarán que los olores del queso impregnen toda la nevera. Algo que ocurre en mi casa… por la gran cantidad de quesos que suelo tener siempre en la nevera.

En todo caso, os cuento lo de la nevera porque lo que nunca debéis de hacer es consumir el queso recién sacado de la nevera. El queso debe consumirse a una temperatura de entre 15ºC y 25ºC, dependiendo de la variedad.

Es importante tener en cuenta su tamaño, su textura y la curación. Para quesos pequeños y de texturas blandas y en épocas cálidas, será suficiente sacarlos de la nevera una hora antes de su consumo. Mientras que quesos de pasta más curada y de tamaños más grandes, cuanto más tiempo de antelación mejor, siendo recomendable hasta unas 3 y 4 horas previas. De este modo, podremos degustar el queso en su plenitud, y apreciar todo tipo de aromas y sabores.

Marta Medrán, Quesommelier

Relacionado