Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

A lo ‘Frenchie’


Un look para tus uñas elegante, estiloso, que conjunta con prácticamente todo… ¡y que a mí me encanta! El hábito de pintarme siempre que puedo las uñas de este estilo…, uf, es que no lo cambiaré nunca. Me encanta, me encanta y es porque destaca la faceta más… elegante, podríamos decir, que hay en mí y en cada uno/a de nosotros/as.

Un estilo muy propio

La manicura francesa es tan, tan, tan sutil como lo quieras hacer y es que tiene un montonazo de variedades. Desde cambios en el color hasta variaciones en cuanto a la forma de pintar las uñas. Sí, el típico rosa carne, blanco y brillo ha pasado a segundo plano, pero no deja de ser la madre de este tipo de estilo de uñas.

¿Dónde surgió? Pues, como te puedes imaginar, como la mayoría de las tendencias que hoy día seguimos…, en la industria del séptimo arte. Finales del siglo pasado, color recién llegado a las pantallas y… problemas de conjuntos. Sí, muuuchos problemas a la hora de conjuntar las uñas con el resto de la vestimenta. Como ya te conté en el apartado de los colores y de los bolsos, el color a la hora de ser combinado es algo que nos saca muchas veces de quicio. Las actrices tenían que cambiarse el color de las uñas dependiendo del cambio de vestuario que se hiciera. ¡Jeff Pink y Orly! A él y su compañía debemos agradecerles esta tendencia. Como ya te conté en el post sobre los colores, el blanco y el negro lo arreglan… casi todo. Así que, si con el color carne natural de nuestras uñas (por supuesto, natural realzado con laca de uñas del mismo color), y un blanco para realzar la parte que sobresale de la carne al crecer, tenemos unas uñas pintadas y muy naturales, muy a lo nude.

¿Y por qué francesas, entonces?

¿Qué tienen de francesas? Pues lo mismo que las coles de Bruselas tienen de belgas…

La cuestión es que una revolución así en lo que es el estilo de las manicuras, cómo no, tenía que acabar en una de las capitales de la moda internacionales, en este caso, París. No tardaron en verse en las pasarelas de la capital francesa este nuevo look que conjuntaba con todo y te daba un aire muy sutil, elegante y sencillo. Con la gran aceptación, su propio creador bautizó a este estilo así, French Manicure o Manicura Francesa.

¿Tendencia olvidada?

De eso nada, monada. Las uñas a lo francés siguen siendo amadas por muchas y evitada por otras, hay que decirlo. Pero no, no han quedado en el olvido. Al haber sido un look tan llamativo, en el sentido de que atrae mucho por su sencillez y su glamour, siguen en auge. No importa que sean de gel, acrílicas, más largas, cortas, cuadradas, ovaladas… Da lo mismo, se han unido a las muchas tendencias que han surgido en cuanto a las uñas, y es de agradecer.


La verdad, es que son más delicadas en cuanto a verlas e imitarlas, pues te dan una apariencia más cuidada y, para mí, son la mejor de las opciones, pues conjunta con todo y no hace resaltar esas imperfecciones en las uñas, los dedos y las manos como otros tipos de manicuras y colores que sí.

#mokkablog

Relacionado