Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

7×01 – Por qué el tie-dye es mucho más que un estampado

El print que marcará el verano de 2019 tiene más connotaciones de las que pudiésemos imaginar.

“El tie-dye (que en español significa literalmente “atar-teñir”), también llamado shibori en Japón, es un modelo de camisetas con varios colores, realizado a través de un proceso de teñidos y nudos”. Es la definición que encontramos en Wikipedia para el estampado que está llamado a ser el rey del verano 2019.

No es que lo diga yo. Ni siquiera es que lo digan los escaparates de Zara, Mango o H&M. Antes de que el print multicolor que abanderaron los hippies empezase a invadir los templos del fast fashion, otros como Miuccia Prada, MSGM o Balmain ya apostaron por él.

Lo curioso no es el regreso de la tendencia; no lo es que varias primeras espadas del mundo de la M-O-D-A hayan coincidido en su rescate. Lo que más curioso es que el resurgimiento del tejido con colores amalgamados se da en un momento político, social y económico que no dista tanto del que lo vio nacer hace 60 años.

Janis Joplin, una de las embajadoras del Tie-Dye, en 1969, en pleno festival de Woodstock.

Hoy los millennials agotan las entradas de Tomorrowland y Primavera Sound; entonces el movimiento hippie puso Woodstock en el mapa. Pero aunque la canción protesta haya pasado de la guitarra de Joan Baez a las bases de Ajax y Prok y resulta que la juventud de 2019 sigue teniendo en mente las mismas preocupaciones que sus abuelos a su edad.

directo359_013510

En plena era Trump, LePen y Abascal, cuando los partidos de ultraderecha amenazan con apagar la luz al final del túnel para políticas de igualdad, la lucha contra el heteropatriarcado, la xenofobia y la homofobia siguen estando presentes en las calles.

Los 60 estuvieron dominados por la contracultura, por la revolución en las normas sociales, los jóvenes de los 60 vieron en la música y en la droga una vía de escape para una realidad que no los representaba.

Gigi Hadid tie-dye

Gigi Hadid, revisitando la tendencia en 2019 por las calles de NYC.

En 2019 ya no quedan indignados en las plazas, pero Instagram es testigo de campañas inéditas para que las nuevas generaciones hablen en las urnas, después de algunos azotes de realidad como el Brexit.

Así que no, tal vez no sea casualidad que todos nos planteemos de nuevo teñir camisetas de mil tonalidades. Tampoco es nuevo que la moda se utilice como medio de expresión o de revolución. Y está visto que el futuro tiende a gris y siempre fue cosa de la juventud pintarlo de color esperanza.

Relacionado