Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

6 secretos para ser una mujer elegante

La elegancia se nota en la forma de caminar, la presencia, la forma de hablar e incluso el tono de la voz. En los movimientos de la mano o una pequeña sonrisa. Los detalles más pequeños que fascinan y atraen a todos. Y, también,  en  la autenticidad de la persona.
Muchos artículos, libros de desarrollo personal y películas tratan sobre la elegancia. Y sin embargo, esta noción es algo que no puedes enmarcar, ni realmente normalizar, tienes que vivirla para que emerja de ti misma. Puede que sea innata, pero todavía se puede trabajar. Descubre aquí unos tips para lucir de tu elegancia personal.

1. Una mujer elegante siempre es consciente de su condición

Si consideramos la expresión de nuestra cara, nos damos cuenta de que casi siempre es hostil. A menudo tenemos prisa para terminar nuestras compras, y nos vemos enojadas. O fruncimos el ceño mientras esperamos el autobús, como si estuviéramos participando en el concurso del que está más insatisfecho. Sin embargo, nada lo justifica. Una mujer elegante siempre se da cuenta de sí misma en cada segundo. Es un estilo de vida. No debe obligarse a sonreír hipócritamente, pero debe tener en cuenta la imagen que está enviando, no para los demás, sino para si misma. Y no solo cuando estás en público, sino cuando estás sola. La mujer elegante siempre tiene el mismo comportamiento, y no requiere ningún esfuerzo real. Simplemente se convierte en un estilo de vida y ella no quiere actuar de otra manera porque no se sentiría cómoda.

2. Una mujer elegante sabe cómo amarse a sí misma

Una mujer elegante sabe cómo relajarse, escuchar el silencio, admirar las nubes en lugar de mirar la pantalla de su teléfono móvil. Ella nunca hace demasiado. Ella se presta atención. Se escucha. No tiene la intención de sacrificarse por la felicidad de los demás o para tener éxito en el trabajo. Porque cuando está callada y relajada, da felicidad a sus seres queridos, y todo va perfecto en su vida profesional. Asume el mundo exterior con su energía positiva, sabe cómo recargarse. La mujer elegante disfruta de la vida.

3. Es imposible desequilibrar a una mujer elegante

Una mujer elegante sabe reírse de cosas serias, no se toma todo personalmente y no pierde el tiempo siendo rencorosa. ¡Simplemente porque no importa! El destino nos da múltiples razones para sufrir, pero si le prestamos demasiada atención, nunca tendremos suficiente fuerza o energía para superarlo. Debes saber cómo darle prioridad a tu propio bienestar. Una mujer elegante no pierde el tiempo con rumores: su autoestima está perfecta como es. Nunca la escucharás hablar mal de alguien, no revisa los perfiles de sus amigas de antaño en las redes sociales para celebrar sus fallas. Se siente lo suficientemente segura  para no compararse con los demás y admira su propia vida.

4. Esta mujer sabe cómo recibir miradas de admiración

Una mujer elegante nunca pasa desapercibida, y sabe cómo recibir elogios y miradas de admiración. No está obsesionada de ser el centro de atención, pero no se avergüenza de llamar la atención con su presencia. Ella se siente cómoda con los elogios. No tiene que responder tímidamente. Porque no tiene miedo de valorarse a si misma.

5. La mujer elegante se siente cómoda con su cuerpo

Si crees que una mujer sofisticada necesita una cintura y caderas de maniquí, ya puedes renunciar a esos ridículos prejuicios. A menudo vemos mujeres voluptuosas que asumen sus curvas. Es suficiente para saber como destacar. No se ponen jeans súper ajustados, ni intentan encajar en vestidos de tallas dos veces más pequeñas que ellas. Se visten de acuerdo a su silueta. Las formas voluptuosas son hermosas, ¡no sea víctimas de las reglas de la moda moderna! Actúa de acuerdo con la situación, no según las reglas.

6. El último secreto: ser pragmática en cualquier situación

No ir a un picnic con una camisa de seda, que no se pongas tacones si quiere ir a caminar, y no use ropa de vestir si hace demasiado calor. No le creas a los que dicen que es inaceptable no usar tacones, que no se puede usar pantalón para esta ocasión o que no se debe usar ese color porque no sé qué. Si te sientes bien con pantalón úsalo en cualquier ocasión que sea.  Si no te sientes cómoda con los tacones, no te tortures, puedes elegir hermosos zapatos planos que sean elegantes. Y no encierres tu individualidad en prohibirte usar los colores que te gustan. Lo principal es que te sientes cómoda y linda todos los días. ¡Asume tu personalidad, sé tú misma!

¿ACTÚAS COMO UNA MUJER ELEGANTE?

Relacionado