Moda, Tendencias, Estilos. Compras y experiencias en la red

1910-1920: la cosificación de la mujer a través de anuncios de época.

La década anterior a los conocidos como “locos años 20” fue un periodo de hostilidad en el que  la humanidad fue empujada a la Primer Guerra Mundial.  Durante el conflicto, la necesidad de mano de obra permitió a las mujeres incorporarse de manera masiva a puestos de trabajo hasta entonces reservados a los varones. 

1919

 

En el mundo cultural surgió el movimiento abstracto; en el científico, Einstein elaboró la Teoría de la Relatividad General. 

En 1911 se celebró por primera vez el Día internacional de la Mujer en Alemania, Suiza, Austria y Dinamarca con el objetivo de pedir el derecho de voto, el derecho de ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no-discriminación laboral.

En 1917 la UGT, PSOE y la CNT convocaron por primera vez una huelga general por la crisis socioeconómica del momento. La neutralidad de España en la Primera Guerra Mundial había impulsado las exportaciones de materias primas, manufacturas textiles y siderúrgicas; pero de manera paralela se produjo un aumento de los precios no acompañado de subidas de salario por lo que el nivel de vida decayó.

Respecto a la moda, París siguió siendo la principal representante de la alta costura y se popularizaron prendas como los pantalones femeninos o los bañadores. La incorporación femenina al mundo laboral aumentó la demanda de prendas cómodas que se adaptasen a las nuevas necesidades; se creó así el “traje de sastre” y el “traje trotteur”, un dos piezas compuesto por una falda cuyo largo llegaba al tobillo y una chaqueta. Los vestidos, tal como se muestran en el recorte de prensa, se inspiraron en formas orientales y helénicas, aligeraron su ornamento y se abandonaron los corsés.

1910 - Régine Flory in Delphos dress by Fortuny | Historia de la moda

1910 – Régine Flory con un traje Delphos 

 

Relacionado